jueves 02.07.2020

Los tíos encontraron a la niña asesinada bajo el colchón de un vecino tras entrar en su casa a la fuerza

Un hermano del padre y otro de la madre volvieron a la vivienda del sospechoso después de que entrase en continuas contradicciones: lo apartaron de la puerta y en una habitación hallaron el cuerpo sin vida

Los tíos encontraron a la niña asesinada bajo el colchón de un vecino tras entrar en su casa a la fuerza - EFE
Los tíos encontraron a la niña asesinada bajo el colchón de un vecino tras entrar en su casa a la fuerza - EFE

Según informa EL ESPAÑOL, después de tres horas buscando -sin éxito- a la niña de 13 años asesinada en Villanova i la Geltrú (Barcelona), los tíos de la menor entraron a la fuerza en la casa del vecino que la había raptado tras salir de casa de sus abuelos, situada justo encima de donde fue hallado -bajo un colchón- el cadáver de la niña. Los dos hombres -hermanos del padre y de la madre- golpearon una y otra vez la puerta del vecino y tras percibir continúas contradicciones, entraron sin mediar en la casa: apartaron al presunto asesino, encontraron una puerta cerrada, la abrieron y se encontraron con un colchón fuera de lugar, lo levantaron y allí estaba el cuerpo sin vida de su sobrina.

El jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra, el intendente Toni Rodríguez, ha explicado en rueda de prensa que fueron dos tíos de la menor quienes irrumpieron en casa de este vecino al sospechar de su actitud y quienes hallaron el cuerpo de la niña, que presentaba heridas de arma blanca.

Pese a estos indicios, habrá que esperar a la autopsia para confirmar la causa de la muerte, al igual que la motivación del crimen, cuya investigación se halla bajo secreto de sumario por orden del juez.

Los dos tíos de la niña que encontraron el cadáver decidieron acudir por segunda vez hasta el piso del detenido e irrumpir dentro cuando abrió la puerta porque desconfiaban de las respuestas que el hombre dio a la policía, que previamente había preguntado a todos los vecinos de la finca tras llamar puerta por puerta.

La menor, que tenía un pequeño grado de autismo, había seguido esa tarde lo que era prácticamente una rutina: al salir de la escuela se fue a casa de sus abuelos paternos, en la avenida Cubelles de Vilanova, y allí esperó hasta que su padre la fue a recoger en su coche, alrededor de las 19 horas.

Sigue leyendo el artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios