Una familia apaleada brutalmente en su portal por un grupo de unos 10 jóvenes

Los jóvenes estaban metidos ya dentro del portal del bloque de viviendas
Muere un chico de 16 años arrollado por un coche cuando cruzaba un paso de peatones, accidente, ambulancia, asesinato, cadáver
photo_camera Una familia apaleada brutalmente en su portal por un grupo de unos 10 jóvenes

Según recoge El Caso, una familia leridana ha denunciado ante los Mossos d'Esquadra una agresión por parte de un grupo de diez jóvenes que sufrieron el pasado sábado 7 de enero en el portal de su casa. Las víctimas han entregado a la policía catalana el informe de lesiones y han solicitado una orden de alejamiento de los agresores, ya que aseguran que podrían volver.

El ataque ha tenido lugar alrededor de las ocho y media del sábado, cuando la familia, formada por los padres y dos hijos menores de edad, volvían a su domicilio de la avenida Sant Ruf después de hacer la compra. Según los denunciantes, al llegar al portal del edificio se encontraron en el interior un grupo de unos diez jóvenes, de entre 17 y 19 años, que no eran vecinos. Por esta la razón los pidieron que se marcharan fuera en la calle, pero en un primer momento los jóvenes contestaron que estaban esperando a alguien que vivía allí, según ha avanzado La Veu de Lleida.

Los agredieron por pedirles que se marcharan

Al cabo de un rato el padre y uno de los hijos volvieron a bajar para sacar el perro a pasear. Los jóvenes continuaban en las escaleras, bloqueando el paso, y les volvieron a pedir que salieran a la calle. En aquel momento una de las chicas los increpó acusándolos de echarla por el color de su piel. Al oír los gritos, también salió del piso la madre, y fue entonces cuando los atacaron.

Según la declaración de los denunciantes, el padre recibió varios puñetazos, la madre fue agredida por una de las chicas la cual le arrancó mechones del pelo, y el hijo de 16 años se acabó cayendo al suelo donde recibió patadas por parte de algunos de los agresores. Finalmente, la familia consiguió huir del edificio y se refugiaron en un local próximo, desde donde llamaron a la policía.

"Estamos hartos de violencia en el barrio", han asegurado a La Veu de Lleida. También han explicado que en la zona donde viven hay mucha delincuencia y que, en su edificio en concreto, ya han intentado entrar en uno de los pisos para robar y también entraron al parking rompiendo la puerta de entrada.

Comentarios