Un guardia civil, a prisión tras abrirle la cabeza a su mujer: quería divorciarse

La hija mayor de la pareja, de 23 años, fue quien dio el aviso tras encontrar a su madre tendida en el suelo ensangrentada
Detenido un chico de 15 años tras violar y asesinar brutalmente a una niña de 5
photo_camera Un guardia civil, a prisión tras abrirle la cabeza a su mujer: quería divorciarse

Según recoge El Caso, un agente de la Guardia Civil de Valencia de 52 años, fue detenido y encarcelado el pasado martes después de casi matar a su mujer de una paliza en su casa, en el barrio de Benicalap. Según las primeras informaciones, la mujer, de 50 años, quería poner fin a la relación y le pidió el divorcio, cuándo este, enrabiado, le golpeó la cabeza con una sartén, provocándole una brecha por donde sangraba profusamente. Además, lo habría intentado asfixiar, y la agredió hasta romperle varias costillas.

El aviso lo dio la hija mayor de la pareja, de 23 años, que se encontró a su madre tendida en el suelo con la ensangrentada y varios moratones por toda la cara, sin poder moverse. La chica llamó a los servicios de emergencias que enviaron una ambulancia para evacuar a la víctima al hospital, donde ahora mismo continúa ingresada, recuperándose de las graves lesiones que recibió.

De baja por depresión

Fuentes de la Benemérita han explicado a los investigadores de la Unidad de la Familia y de la Mujer de la Policía Nacional que hacía poco que habían requisado el arma reglamentaria al acusado, ya que había pedido la baja por depresión. Según lo que ha averiguado hasta ahora la policía, no consta ninguna denuncia previa por maltratos.

La mujer pudo explicar a los agentes que había sido su marido quien la había apaleado en la cocina, cuando ella le comunicó que quería divorciarse. Primero la golpeó con la sartén, para después estrangularla y propinarle varios puñetazos por todo el cuerpo. Cuando terminó de maltratarla, limpió la sangre y salió del domicilio, cruzándose con una de sus dos hijas por el pasillo, cuando ella volvía de la universidad. Solo le dijo que su madre la estaba esperando en la cocina, sin hacer referencia a la paliza.

Poco después de la llegada de las patrullas policiales al domicilio familiar de la pareja, pudieron localizar y detener al hombre por un delito de lesiones graves en el ámbito de la violencia contra la mujer. El caso está instruido por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número cinco de Valencia, que acordó su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Comentarios