Un ginecólogo utiliza su semen en secreto para 21 de tratamientos de fertilidad

Las mujeres creían que el semen provenía de donantes anónimos
Un ginecólogo utiliza su semen en secreto para 21 de tratamientos de fertilidad
photo_camera Un ginecólogo utiliza su semen en secreto para 21 de tratamientos de fertilidad

Según recoge Informativos Telecinco, Jos Beek, un ginecólogo neerlandés, inseminó a decenas de mujeres que acudieron a su clínica de fertilidad con su propio semen, asegurándolas que provenía de donantes anónimos. Pero no es el primer caso que algo así ocurre: una mujer en EEUU descubrió 40 años después que su ginecólogo era el padre de su hija.

El ginecólogo tiene ahora 21 hijos de madres diferentes. Para lograrlo ha engañado a decenas de mujeres durante muchos años, entre 1973 y 1986. La dirección del hospital Alrijne, el centro en el que el especialista llevaba a cabo sus engaños. El hombre aseguraba que se trataba de semen de donantes anónimos cuando en realidad era el suyo propio. Con ninguna de las mujeres llegó a intimar. 

El hombre aseguraba a las mujeres que el semen provenía de donantes anónimos

El hallazgo de esta mala práxis se ha descubierto años después. En junio de 2021, la organización Fiom, especializada en cuestiones de embarazos no deseados y paternidad, descubrió que coincidía el ADN de 21 niños nacidos en pacientes del ginecólogo Jos Beej y uno de sus hijos. 

Ante el desagradable descubrimiento, decidieron encargar a un comité independiente investigar la situación para "recuperar y resumir tanta información de la época como sea posible". Uno de los miembros de la junta directiva de la clínica ginecológica ha admitido que "la forma en la que actuó este médico en ese momento es inaceptable".

Además, ha explicado que "los tratamientos de fecundidad se desarrollaron a nivel mundial desde la década de 1970 hasta mediados de la de 1980", y señalan que en esa época "apenas había regulaciones en cuanto a los programas de fertilidad".

Pero no es la primera vez que ocurre un caso así. Jan Karbaat y Jan Wildschut también inseminaron a decenas de mujeres en secreto, atribuyéndose entre los dos casi 100 descendientes.

Comentarios