Una mujer siembra el pánico asaltando a gente mayor con gas pimienta y pinchos

La mujer tras llamar a las puertas atacaba cuando abrían y perpetraba el robo
Detenida tras grabarse simulando ahorcar a su hija de 2 años para chantajear al padre
photo_camera Una mujer siembra el pánico asaltando a gente mayor con gas pimienta y pinchos

Según recoge El Caso, nunca es tarde para ponerse a robar. Ni que tengas 65 años, una edad que, antes, parecía que era la edad para jubilarse. Los Mossos d'Esquadra han detenido a una mujer, de nacionalidad española, según han explicado fuentes próximas al caso a ElCaso.com, que desde el mes de junio asaltaba casas a la zona fronteriza entre el distrito barcelonés de Sant Martí y Sant Adrià de Besòs, con mucha violencia. Los investigadores, de la Unidad de Investigación de la comisaría de Sant Martí, tuvieron que montar un dispositivo para poder cazarla. Las informaciones que tenían no eran las habituales. No se trataba de un joven que agredía a mujeres mayores, el objetivo de la policía era una mujer mayor, de más de 60 años, según todos los testigos que explicaban que habían sido víctimas de esta mujer.

El modus operandi era fácil. La mujer se presentaba en casas y llamaba a la puerta, cuando abrían, explicaba que estaba pasando una mala situación, que necesitaba dinero para sus hijos y nietos, y si veía la oportunidad, atacaba a la persona que había abierto la puerta, sobre todo personas mayores, y con violencia, les robaba todo lo que podía. En pocos días hizo muchos asaltos, que se fueron convirtiendo en denuncias que los Mossos rápidamente vieron que la protagonista era la misma persona. La mujer era muy violenta, atacaba a sus víctimas a puñetazos o incluso amenazándolas con el uso de un espray de gas pimienta.

El 7 de junio se inició un dispositivo conjunto con efectivos d'USC y de la Unidad de Investigación del distrito de Sant Martí para localizar a la mujer que había cometido estos robos. Sabían que volvería a actuar pronto. A las diez se recibió una llamada en el 112, y la mujer que lo había cometido, era la misma que estaban buscando. Los agentes rodearon varias calles y la encontraron. La mujer iba con la intención de cometer otro robo, pero los Mossos llegaron antes. La ladrona sénior fue entregada al juzgado de guardia de Badalona acusada de siete robos con violencia y, contra pronóstico, ingresó en prisión.

Agresiones, violencia y amenazas: así robaba joyas a los ancianos de Barcelona

La mujer, que ya se encuentra en prisión, empezó los robos, que se tenga constancia, hace unos diez días. El pasado 3 de junio, en el barrio de la Verneda y en dos domicilios próximos entre ellos, entró y atacó a una señora de la limpieza de 29 años a quien pidió dinero y posteriormente agredió a puñetazos para sacarle la cadena que llevaba colgada en el cuello. Parece que el éxito de este asalto la animó y continuó en un domicilio próximo, donde se hizo pasar por la trabajadora de la empresa de cuidadores que asiste a la propietaria, como si fuera la sustituta de otra persona enferma. Aquí fue el momento en el cual inició los atracos a personas mayores, poco después de revolver los cajones para intentar llevarse las joyas, pero no encontró nada y se marchó.

Así, el radio de acción entre Barcelona y Sant Adrià de Besòs, la sexagenaria cometió dos robos más en el barrio de Sant Martí dos días más tarde. La ladrona sénior llamó al timbre de una casa y pidió dinero para sus hijos, pero esta estrategia no funcionó y la víctima le cerró la puerta, momento en el que empujó la puerta para intentar entrar pero no lo consiguió. Esta violencia fue realizada también más tarde en un domicilio en Sant Adrià, al picar a la puerta de un piso de un hombre de 83 años a quien le estiró la cadena de oro que llevaba en el cuello y posteriormente se marchó del lugar.

Y así continuó. El 6 de junio robó en dos domicilios más de Sant Adrià de Besòs. En el primero, la detenida picó en el timbre de un domicilio y cuando la propietaria abrió, le dijo que quería dinero, pero la víctima volvió a cerrar la puerta. La esperó en el rellano y le sustrajo la cadena de oro que llevaba en el cuello. Por último, el robo de una mujer de unos 80 años a quien también asaltó en su piso después de que solo le diera cuatro euros, diciéndole: "Qué quieres que haga con solo cuatro euros?". La detenida la cogió de los brazos y la empujó al interior del domicilio mientras trataba de quitarle un anillo. Acto seguido sacó unas cadenas de oro de la camiseta y le dijo que se las comprara o que la pincharía. Finalmente consiguió 50 euros.

Las víctimas entre los 70 y los 90 años

Las víctimas son siete en total y, principalmente, son personas mayores. Los de más edad son un hombre de 83 años, una mujer de 82, otra de 80 y dos de 78. Los Mossos d'Esquadra después de poco más de una semana de iniciar los robos consiguieron detener a la mujer de 65 años que asaltaba personas mayores en Barcelona, concretamente en el distrito de Sant Martí, y la zona limítrofe de Sant Adrià de Besòs. Ha ingresado en  prisión.

Comentarios