martes 18/1/22

Muere una joven tirada a las puertas de un hospital tras ser violada en manada

Sus padres piden justicia: "Cada día del resto de mi vida voy a estar esperando para volver a verla"
Espera horas para ser atendida en urgencias y le cobran pese a no ser atendida, paciente, enfermo, enfermedad, hospital, camilla, médico, sanitarios, 
Muere una joven tirada a las puertas de un hospital tras ser violada en manada

Según recoge Informativos Telecinco, Hilda Marcela Cabrales-Arzola, amiga de la modelo Christy Giles, quien fue localizada muerta a las puertas de un hospital en Los Ángeles, Estados Unidos, ha sido desconectada este domingo por decisión de sus familiares tras ser declarada con muerte cerebral, según apuntan los medios locales.

La joven, una arquitecta mexicana de 26 años, apareció hace dos semanas en estado crítico e intoxicada a las puertas de un hospital, al igual que ocurrió con su amiga Christy, con quien salió de fiesta aquella noche. Hilda Marcela habría cumplido este lunes 27 años, y sus padres, desde un inmenso dolor, piden justicia. 

La familia de la joven prepara la donación de sus órganos, según ha informado recientemente Univisión. "Me he despedido de ella. La he dicho que se vaya sin ninguna preocupación. La dije que cada día del resto de mi vida voy a estar esperando para volver a verla y abrazarla, y decirle lo mucho que la amo. Le dije que gracias por estos 27 años siendo nuestra niña", ha relatado en el mismo medio el padre de la joven, Luis Cabrales Rivera. 

La familia donará los órganos de Hilda Marcela Cabrales-Arzola para beneficiar a unas 12 personas

Hilda Marcela se encontraba ingresada en el hospital Kaiser Permanente, en Los Ángeles. Los médicos detectaron una gran cantidad de heroína en su organismo y, aunque lograron revivirla, su estado de salud se fue deteriorando con el paso de los días. Las autoridades creen que fue drogada por los tres hombres que aparecen en un vídeo, encapuchados, arrojando el cadáver de Christy Giles a las puertas de otro hospital. 

Tras ser diagnosticada con muerte cerebral, los padres de Hilda Marcela han acordado desconectarla del soporte que la mantenía con vida y donar sus órganos para beneficiar a entre nueve y 12 personas, según los informes. La familia le dio el último adiós y le cantó cumpleaños feliz, creen que la joven dará vida y esperanzas a muchas personas. 

Hilda Marcela Cabrales, de 26 años, Christy Giles, de 24 y una tercera mujer, que pidió no ser identificada, salieron a divertirse el viernes 12 de noviembre. De una fiesta, salieron a otra, y de esta a una ‘after party’, a la que solo fueron las dos primeras jóvenes.

Las víctimas, de 26 y 24 años, intercambiaron un último mensaje por teléfono: "Vámonos de aquí"

Tras 12 horas sin comunicación, los cuerpos de Cabrales y Giles fueron arrojados en las afueras de dos hospitales de Los Ángeles por tres hombres encapuchados que viajaban en un vehículo sin matrícula. Se desconoce si estos individuos están relacionados con los hombres que invitaron a las jóvenes a una fiesta en una residencia de Hollywood Hills.

Tanto la familia de Hilda Marcela como la de Christy, aseguran que ninguna de las mujeres consumían drogas y que el estilo de vida de ambas estaba muy alejado de las sustancias ilegales. Se esperan los informes del forense para determinar si la causa de la muerte de la modelo fue una sobredosis, lo que reforzaría la hipótesis de que pudieron ser drogadas. 

Las víctimas intercambiaron un último mensaje por teléfono, según ha apuntado ante los medios la pareja de Giles: "Vámonos de aquí", era el texto, que incluyó un emoji de asombro y la confirmación de que llegaría pronto un coche VTC. 

Comentarios