Detenida una madre por dejar morir a su bebé de un año encerrado en su casa

El bebé fue encontrado por la madre inconsciente, después de tenerlo durante horas solo en una habitación a altas temperaturas y con el cráneo fracturado
Hallan vivo en el dipósito de cadáveres a un bebé al que habían dado por muerto
photo_camera Detenida una madre por dejar morir a su bebé de un año encerrado en su casa

Según recoge Informativos Telecinco, un bebé, de tan solo un año, ha fallecido después de que su madre, Stacey David, de 35 años, lo dejase solo en una habitación a más de 27 grados centígrados sin ventanas abiertas ni ventilador y con el cráneo fracturado. Ahora la mujer ha entrado en prisión después de que un juzgado la condenase por dejar morir al pequeño.

La madre, había salido de casa a hacer recados, mientras su hijo agonizaba en su cuna indefenso en una habitación a las altas temperaturas. Al regresar a la vivienda, la madre tampoco le hizo caso al bebé. No fue hasta pasada la media hora cuándo la mujer observó que el bebé no se movía ni respondía a sus llamadas. Fue entonces cuándo lo trasladó de urgencias a un hospital, dónde lamentablemente no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Condenada a dos años de prisión por dejar morir a su hijo

Steacy ha sido condenada y encarcelada durante dos años tras admitir la crueldad infantil a la que sometió al pequeño. Según ha podido escuchar el Tribunal de la Corona de Salisbury, tras la autopsia se descubrió que el menor tenía una fractura de 15 cm en el cráneo, pero se desconoce si esto fue lo que causó la muerte de Ethan.

Tras esta afirmación durante el juicio, Steacy confirmó que el pequeño se había caído y golpeado la cabeza, pero que no vio necesario llevarlo al hospital a pesar de la evidente angustia, la hinchazón y los moretones que tenía el menor. A su vez, la autopsia, también descubrió restos de cannabis por el cuello cabelludo de Ethan, lo que implicaba que Stacy fumaba la droga a su alrededor.

Un juzgado ya había retirado la custodia previamente a la joven

Cuándo fue preguntada por este hecho, Steacy argumentó que fumaba cannabis para soportar su depresión postparto, enfermedad que le dio después de que Ethan naciese prematuro. Pero esta defensa no le sirvió de nada al juez, quien le acusó de no "cumplir su deber como madre". "Usted no buscó atención médica por la herida en su cabeza. Cualquier padre normal antepondría la salud del niño a cualquier cosa", agregó.

El abogado de la acusa, respondió a estas cuestiones alegando que Steacy tenía miedo de que le volviesen a quitar a su hijo al llevarlo al hospital. Anteriormente, un juez ya le había arrebatado la custodia después de que se lanzaron una acusaciones obre la mujer de que Ethan tenía una pierna rota.

El magistrado sentenció su alegato afirmando que lo verdaderamente "aterrador de este episodio es que pasaste media hora en el teléfono, enviando y recibiendo mensajes [cuando llegaste a casa], hasta que fuiste a ver a Ethan. No lo habías visto, no lo habías visto, durante casi tres horas".

Comentarios