Detenido por matar a su madre encerrándola en una habitación sin comida ni agua

Tenían a la mujer de 58 años muerta encerrada con candado en una habitación
Detenido por matar a su madre encerrándola en una habitación sin comida ni agua
photo_camera Detenido por matar a su madre encerrándola en una habitación sin comida ni agua

Según recoge El Caso, agentes de la Guardia Civil han detenido en la localidad de Jabugo, en Huelva, a dos personas acusadas de un homicidio doloso después de que dejaran morir a la madre de una de ellas encerrándola con candado en una habitación sin agua ni comida. La mujer, de 58 años y con un alto grado de discapacidad por varias minusvalías y patologías, murió en un centro hospitalario el pasado 31 de diciembre. Su estado de salud al llegar al hospital era deplorable, con signos evidentes de desnutrición y deshidratación, con rigidez articular y con una higiene corporal inexistente. Eso hizo saltar las alarmas de los sanitarios, que informaron de la situación a la Guardia Civil.

Encerrada con candado en una habitación sin agua ni comida

La Policía Judicial de Aracena, en Huelva, se hizo cargo de la investigación para averiguar en qué situación había vivido la víctima antes de ser trasladada al hospital. Los investigadores pudieron comprobar que su hija, junto a su marido, sabedores de que tenía un 33% de discapacidad y necesitaba una atención especial, se desentendieron y no le proporcionaron los cuidados básicos en el ámbito sanitario, alimentario y social. Es más, la habían dejado morir de manera intencionada, encerrándola sola en una habitación con candado, sin acceso a comida ni agua y sin poder ir al lavabo. También cerraron la cocina de la misma manera para que no pudiera acceder.

Si eso no fuera poco, la aislaron del mundo exterior. Impidieron que el resto de la familia la pudiera ir a visitar o tuviera cualquier contacto con ella, mientras se quedaban con el dinero de la pensión y el hijo hacía creer a todo el mundo que la estaba cuidando. Con respecto a los médicos que la iban a visitar a casa, no los dejaban entrar y los echaban con intimidaciones y violencia verbal, como también hicieron con el técnico sociosanitario que tenía asignado la mujer por su discapacidad. Por este motivo, después de recoger varios indicios y hablar con los familiares y el personal sanitario, detuvieron a la hija y su marido acusados de un homicidio doloso, en su modalidad de comisión por omisión, y de un delito de detención ilegal.

Comentarios