lunes 8/3/21

Fatal juego familiar de bofetadas: un joven de 19 años mata a su padre de un puñetazo

Los dos estaban jugando a golpearse
Fatal juego familiar de bofetadas: un joven de 19 años mata a su padre de un puñetazo
Fatal juego familiar de bofetadas: un joven de 19 años mata a su padre de un puñetazo

Según recoge Informativos Telecinco, Malcolm Callender, un veterano del Ejército de 48 años, murió como consecuencia de un juego de bofetadas que inició con su hijo, de 19. El progenitor obligó al joven a participar y, tras un golpe, se tambaleó y se golpeó la cabeza contra la carretera.

Los hechos se remontan al 12 de abril de 2019. Ese día Malcolm y su hijo Ewan fueron a ver el fútbol como hacían normalmente a un bar de Reading, la capital del condado de Berkshire (Inglaterra). Allí, las cámaras de seguridad muestran como el padre da una bofetada a su hijo y, este, en lugar de tomar represalias, le abraza. Según la madre del joven, el juego de bofetadas era común entre ellos dos.

Al salir del bar, según la versión de Ewan, su padre le desafió para que le golpease. “Papá me dio una bofetada en la cara al salir, solo porque estábamos jugando. Es simplemente normal. No tenía nada de agresivo”, explicó Ewan, según publica el diario británico 'Daily Mail'.

Su padre le dijo: “Puedes tener tu tiro libre”. Y, un amigo que les acompañaba le animó: "Vamos, no quieres hacer eso porque sabes que vas a perder". Ewan sabía lo que los dos querían. “Ahora puedo golpearle”, pensó. Y, lo hizo, sabiendo que él nunca ganaba ese juego. De hecho, su madre asegura que su padre no le dejaba vencer en este juego que, indica, era algo común en casa.

El golpe acabó con su padre en el suelo, que se golpeó la cabeza con la acera. “Despierta, papá. Te quiero”, gritó Ewan, mientras el hombre yacía en el suelo sin respuesta. Cuando llegaron los sanitarios, le trasladaron al Royal Berkshire Hospital con una hemorragia subdural aguda, pero falleció a la mañana siguiente. La causa de la muerte: un "traumatismo directo en la cabeza".

El amigo que les acompañaba en aquel momento, Key, testificó que ambos estaban felices y riendo con el juego. “Ewan y yo conocemos un juego al que llamo bofetadas. Hay vídeos de eso en todo Facebook. Normalmente la gente tiene tres intentos cada uno y un juez determina quién gana”, explicó, añadiendo que “es algo parecido al Ejército y Ewan y Malcolm tenían ese tipo de relación. Siempre tuvo una relación sólida con su padre”.

De hecho, confiesa: “Pude ver en el rostro de Ewan que en realidad no quería hacerlo. Aunque tuve la impresión de que tenía algo que demostrarle a su padre”. "Ewan admiraba a su padre, ya que era una figura superior en el Ejército y quería enorgullecer a su padre", declaró.

Tras escuchar los hechos, el juez de instrucción Ian Wade QC consideró que Malcolm murió después de "participar en un juego consensual no agresivo, no hostil” por lo que no procede procesar al joven.

Comentarios