martes 20/4/21

El vídeo de la vergüenza: un anciano muerto de coronavirus en un baño de urgencias

La Fiscalía ha abierto una investigación dirigida a conocer las causas de la muerte y establecer las responsabilidades por parte del hospital
El vídeo de la vergüenza: un anciano muerto de coronavirus en un baño de urgencias
El vídeo de la vergüenza: un anciano muerto de coronavirus en un baño de urgencias

Según recoge El Mundo, las imágenes de un anciano tendido en suelo de un baño de la UCI, avergüenzan y asustan a los italianos. Una ola de indignación y de miedo, que ha llevado al gobernador de Campani, región en la que se grabó el vídeo a tener que aclarar que, pese a que el hombre fallecido tenía Covid, padecía otras enfermedades que provocaron su muerte. ¿A quién tienen que creer los italianos?

84 años, hipertensión, diabetes y en el pasado hasta aneurisma. El paciente que falleció en un baño del hospital Cardarelli de Nápoles presentaba un cuadro clínico muy complejo . El hombre había sido hospitalizado el día anterior. Acudió allí porque padecía los síntomas típicos del coronavirus y había sido sometido al hisopo, que dio un resultado positivo. Sin embargo, todavía no había sido trasladado a una sala de hospitalización y, por tanto, seguía en la sala de observación de las urgencias del hospital.

La gerencia de salud no explicó si por una elección clínica, es decir, si los médicos creían que aún tenían que evaluar la evolución de la enfermedad, o por una cuestión logística. Según el autor del impactante vídeo difundido este jueves en Internet, en el que se ve al hombre ya muerto en el cuarto de baño, no fue el personal del hospital quien descubrió el cuerpo.

Tal ha sido el revuelo en Italia tras la publicación del vídeo que anoche, el gobernado de la Región de Campania, Vincenzo De Luca, quiso contar, en una publicación en Facebook, lo que define " la verdadera historia de la muerte de Cardarelli", según informa el Corriere della Sera.

"Ayer llegó el señor Giuseppe C., 84 años, a las urgencias de Cardarelli ", comienza su relato. "El paciente, según consta en la historia clínica, padecía diabetes, hipertensión, aneurisma en la aorta abdominal y previamente había sido sometido a laringectomía. El paciente, trasladado a observación, se levantó de la camilla y se dirigió al baño. Después de diez minutos, la enfermera, preocupada por la demora, fue a revisar y encontró al hombre tirado en el suelo sin vida. Después se fue a buscar la basura. En estos minutos, otro señor, Rosario R., de 30 años, quien llegó por sus propios medios a las urgencias del hospital, tuvo el valor de grabar un vídeo y luego publicarlo en las redes sociales. Por la noche, el mismo joven, en contra del consejo de los médicos, se marchó del hospital".

En referencia a lo sucedido, De Luca expresa "su debida solidaridad con la familia del fallecido", invita "al director general de Cardarelli a expresar su agradecimiento por el extraordinario trabajo que siempre han realizado, a los médicos y enfermeras de esa sala de emergencias", pero también para "denunciar al autor del innoble video y con él cuántos, en un episodio que podría suceder en cualquier hospital del mundo, se han entregado a otra campaña de saqueo vergonzoso" contra la asistencia sanitaria de Cardarelli y Campania". Por ello, De Luca también anunció que la Región de Campania "procederá legalmente contra el consultor del Ministro de Salud, el señor Ricciardi", quien había declarado que en Nápoles se viven "escenas de guerra en los hospitales".

Antes que el gobernador, una de las enfermeras del hospital ya había contado su versión de lo ocurrido, la otra cara de la historia, que fue compartida de inmediato en las redes sociales . "Es difícil y doloroso comentar las declaraciones del hombre que hizo ese video. Varias veces nuestras enfermeras tuvieron que pedirle que se alejara de los instrumentos médicos y monitores de vigilancia de otros pacientes", dijo Fiorella Paladino. "Un hombre perturbado que en el poco tiempo que estuvo hospitalizado tuvo un comportamiento obsesivo".

El jefe de la sala de emergencias de Cardarelli define las acusaciones realizadas en las redes sociales como "completamente falsas". "Todo el personal de la sala de emergencias se somete a turnos agotadores para hacer frente a la llegada constante de pacientes. Es muy triste que este hombre aprovechara un momento en el que tuvo la oportunidad de estar solo para continuar con su obsesión, utilizando el sufrimiento de otros pacientes y de nuestro hospital casi como un plató para grabar vídeos que luego colgó en las redes sociales".

Por supuesto, el relato del hombre que grabó y difundió el vídeo es todo lo contrario. "Fui yo quien forcé la puerta porque me di cuenta de que había pasado demasiado tiempo desde que entró", dijo. "Vi que no podía respirar y traté de echarle agua en la cara. Luego pedí ayuda pero llegaron a la media hora y ya estaba muerto. Hice ese vídeo para mostrar esa mierda. También hice otros y los puse en Facebook".

Probablemente en los próximos días el autor del vídeo será llamado para rendir su testimonio ante la Fiscalía, donde se ha abierto una investigación dirigida a conocer las causas de la muerte (por lo que el cuerpo será sometido a una autopsia) y establecer responsabilidades por parte del hospital.

Comentarios