viernes 26/2/21

"¿Necesitas ayuda?": así salvó una camarera a un niño de las brutales palizas de sus padres

Se dio cuenta de que sus padres le maltrataban
Las ayudas para menores huérfanos por violencia de género en CLM se extenderán hasta su mayoría
"¿Necesitas ayuda?": así salvó una camarera a un niño de las brutales palizas de sus padres

Según recoge Informativos Telecinco, Flavaine Carvarho, una camarera de un restaurante de Orlando, Florida (EEUU), es una heroína. De no ser por ella, un niño de solo once años podría estar muerto. Con la ayuda de una nota, le salvó de la tortura a la que le sometían su madre y su padrastro y por la que ambos serán juzgados.

Los hechos ocurrieron el día de Año Nuevo en el restaurante en el que Flavaine Carvalho trabaja. Allí acudieron la madre y el padrastro del niño, Kristen Swann y Timothy Wilson II, junto con el niño y la hermana de este, de cuatro años, y ocurrió algo que llamó la atención de la camarera: solo pidieron comida para ellos.

Tanto fue así que les preguntó si habían pedido bien la comida y estos le indicaron que el pequeño comería más tarde en casa, según publica 'CBS Miami'. En ese momento, Carvalho notó algo más, algo que le alertó de lo que estaba pasando: el niño tenía un rasguño en el entrecejo y varios moretones en los brazos y en el lado del ojo. Además, permanecía triste y callado.

Ante esto, la camarera decidió actuar y preguntarle a través de una nota si estaba bien. El niño asintió con la cabeza. Sin embargo, no convencida de la respuesta, escribió otro cartel: “¿Necesitas ayuda?”. Y, el menor asintió.

Entonces la camarera llamó a la Policía, que se personó en el sitio y vio los hematomas del niño. Fue trasladado al hospital y, una vez allí, admitió que su padrastro le pegaba puñetazos y le golpeaba con una escoba de madera y un rascador. Además, dijo que habían llegado a colgarle boca abajo y que le dejaban a menudo sin comer como castigo. De hecho, a pesar de tener once años, aparentaba algunos menos: su peso era nueve kilos inferior a lo que debía ser.

Tras su detención, el padrastro está acusado de tres cargos de abuso infantil agravado y negligencia infantil; mientras que la madre está acusada de dos cargos de negligencia por no proteger a su hijo.

Tanto el niño como su hermana fueron puestos bajo custodia y se ha creado una campaña de recaudación de fondos para recompensar la heroicidad de la camarera.

Comentarios