martes 20/4/21

Emma, la niña de 7 años que lleva un año confinada por una enfermedad cardíaca

Su historia conmociona a España: si sale de casa podría morir de contagiarse
Una mujer viola a su hija de 9 años tras drogarla y comparte el vídeo por Whatsapp por error, violación, abuso sexual, depresión, violencia machista, violencia de género, agresión sexual, 
Emma, la niña de 7 años que lleva un año confinada por una enfermedad cardíaca

Según recoge El Caso, Emma es una niña de Almendralejo, Badajoz, que lleva uno de sus siete años de vida confinada en casa por la Covid-19.

La pequeña padece una enfermedad cardíaca que la cataloga como persona de "alto riesgo mortal" por el coronavirus.

Emma, de 7 años, confinada desde hace un año

El pasado 13 de marzo la vida de prácticamente todo el mundo dio un vuelco enorme. Emma, de tan solo 7 años, lleva desde entonces confinada, sin las pequeñas treguas que quedaron entre las olas más fuertes, según informa eldiario.es.

La menor tiene una cardiopatía congénita que le impidió pasar a la 'nueva normalidad' y que no le ha dejado volver al colegio.

Lleva 11 meses con la única compañía de su madre, Zaira Martín, su padrastro, y su hermana, a la que ve solo cada 15 días, ha relatado la madre en una entrevista a eldiario.es.

En septiembre fue imposible volver al colegio, ya que suponía un gran riesgo para Emma.

Según el citado medio, desde noviembre recibe clases en casa a través del Programa Proa Plus, que ofrece educación a domicilio para niños de primaria y secundaria que por motivos de salud no pueden desplazarse a sus centros educativos.

Educación en casa en plena pandemia

Según la entrevista, el programa envía una profesora tres días a la semana durante dos horas para dar clases de Lengua, Matemáticas, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales, y "otras asignaturas intento explicárselas yo, como inglés".

Pero la educación no se trata solamente de las clases, sino del contacto con sus compañeros. Los meses de aislamiento han empezado a afectar a Emma.

Zaira afirma que "desde diciembre estamos notando un cambio en su estado de ánimo y en su salud", y que la menor tiene momentos de tristeza, estrés y ataques de ansiedad.

Alto riesgo de morir de Covid

Además, Emma se cansa más rápido y empieza a tener dolores y contracturas debido a este estilo de vida más sedentario.

Pasó de hacer educación física dos veces a la semana y gimnasia rítmica como actividad extraescolar a solo poder salir de su piso sin balcón ni terraza unas horas al día.

La situación de Emma de momento no tiene solución a corto plazo, ya que las vacunas que se han desarrollado hasta ahora no están indicadas para menores y las medidas vigentes siguen suponiendo un gran riesgo para ella.

Comentarios