viernes 5/3/21

Una joven autónoma de 24 años se suicida: "Es más fácil el paro que tener una empresa"

Se quita la vida ahogada por las deudas
La funeraria equivoca el ataúd y los familiares velan durante horas un cadáver ajeno
Una joven autónoma de 24 años se suicida: "Es más fácil el paro que tener una empresa"

Según recoge El Caso, una peluquera de 24 años se ha suicidado por no poder hacer frente a las facturas de su negocio. El avance de la Covid-19 en Europa hizo que Alysson Jadin tuviera que cerrar las persianas de su local al cabo de pocas semanas de inaugurarlo, en Lieja (Bélgica). No recibió ninguna ayuda económica para poder sobrevivir y decidió poner fin a su vida. Hoy, su peluquería en la calle Sant-Gilles es llena de flores.

El año 2020 ha sido un auténtico annus horribilis para la mayoría de los autónomos. Desgraciadamente, los efectos de la propagación vírica han hecho cerrar sus negocios a muchos de ellos. Y las consecuencias económicas son devastadoras, pero también las anímicas y emocionales. En este caso, Alysson no pudo soportar más la presión, y las consecuencias fueron fulminantes.

Alysson se suicidó después de que cerrarar su negocio / CedidaLa peluquera Alysson se suicidó después de que le cerraran el negocio / Cedida

Una peluquera se suicida por no poder pagar las facturas

Alysson se suicidó a los 24 años, después de que su local recién abierto acumulara una montaña de deudas. El inicio de esta trágica historia empieza en agosto, cuando Alysson hizo realidad su sueño y abrió una peluquería en la pequeña ciudad belga donde vivía. Ella quería ser peluquera y este era un paso importante a su carrera, indudablemente.

La joven contrató a seis empleados para sacar adelante su proyecto, pero pronto chocó con la dura realidad. Las medidas preventivas para frenar la pandemia del coronavirus provocaron el cierre inmediato de los establecimientos "no esenciales". Ni siquiera había empezado, que tuvo que cerrar el negocio. Alysson quedó absolutamente desamparada, sin capacidad financiera para hacer frente a los gastos del local ni a los sueldos de sus trabajadores. Además, la peluquera no pudo optar en las medidas de ayuda a los pequeños negocios, por "no haber haber abierto el tiempo suficiente".

Alysson quedó acosada por una serie de deudas imposibles de pagar. Pero desde esta condición, decidió pasar a la acción: la joven participó en un programa de actualidad informativa para reivindicar la situación de los autónomos afectados por la pandemia. De poco sirvió, desgraciadamente. También lo intentó en la prensa escrita: "Como jóvenes autónomos, no somos una prioridad. La decepción predomina sobre la ira", denunció en la revista Sudpresse. Además, confesó que "todo era muy difícil económicamente", y que había de "tomar decisiones éticas: o pago la factura de la luz del local o lleno la nevera", confesó.

Una peluquera se suicida por no poder pagar sus deudas por el coronavirus / CedidaLa joven peluquera se suicidó después de cerrar su local / Cedida

Desgraciadamente, después de meses luchando, Alysson se suicidó. La joven de 24 años no soportó más los problemas económicos que la asfixiaban, y decidió poner fin a su vida de la forma más drástica.

Alysson denunció la situación de los pequeños negocios

La joven ha testificado abiertamente a la prensa sobre la situación límite de los pequeños negocios, afectados por las medidas preventivas por Covid-19. Ella misma se vio obligada a cerrar su peluquería, como tantos otros negocios. En este contexto, el propietario de un bar belga cerca del local de Alysson no es optimista en el porvenir que les espera en los pequeños comercios, que afrontan "una guerra propia contra el virus". Y añade: "el suicidio de Alysson es sintomático de lo que está pasando en Bélgica". Por eso, el propietario del bar es contundente al afirmar que "a menudo es más fácil no tener trabajo que abrir una empresa propia".

Paradójicamente, la muerte de Alysson ha detonado en un plan de ayudas financieras a las empresas cerradas por culpa de la Covid-19 de la región belga de Valonia. La subvención será para las empresas que demuestren una disminución en su facturación trimestral de 60 por ciento. Es una gran noticia, pero quizás llega demasiado tarde. Para|Por Alysson, seguro.

Nuevas ayudas financieras a los autónomos más afectados por el coronavirus

La muerte de Alysson se ha convertido en un símbolo de la crisis financiera que sufren los autónomos. Y precisamente por eso, su traspaso no carece de sentido. Sin embargo, resulta muy triste que una joven emprendedora de 24 años haya acabado de esta manera. Su familia y amigos han declarado, según recoge la prensa belga, que Alysson era una persona de naturaleza alegre, pero la llegada de virus y la amenaza sobre el futuro de su negocio la dejó devastada. Su peluquería, desgraciadamente, queda huérfana y, definitivamente, no volverá a abrir las persianas.

Comentarios