martes 9/3/21

La historia de Adrián e Iván, los dos niños asesinados por su padre delante de su madre

Después la asesinó a ella y luego se quitó la vida él
La historia de Adrián e Iván, los dos niños asesinados por su padre delante de su madre
La historia de Adrián e Iván, los dos niños asesinados por su padre delante de su madre

Según recoge El Caso, apuñaló a su mujer y sus dos hijos y después se tiró por el balcón. Secedió en Úbeda (Jaén), este pasado domingo.

Un escenario escalofriante

A las 8:20 horas la Policía Nacional recibió del servicio de emergencias 112 una llamada alertando de que un hombre se había precipitado a la calle desde un cuarto piso de un edificio de la Plaza de Palma Burgos de Úbeda. También alertaban de que en el interior de la vivienda había varias personas heridas. Los agentes que acudieron al lugar de los hechos se encontraron un escenario escalofriante. En el rellano de la escalera hallaron un joven malherido. En el interior del piso, una mujer y un menor de edad muertos. Los habían asesinado a cuchilladas. El joven herido moría poco después en el hospital San Juan de la Cruz de Úbeda. La mujer tenía 46 años, los menores 10 y 17. El hombre, 50. Él, Javier, era el padre. Sus víctimas, María Belén, Adrián e Iván. Su mujer y sus hijos. 

La más sentida emotividad

Nadie entiende los motivos que llevaron a Javier a acabar, presuntamente, con la vida de los suyos. Eran una familia modélica, de película. A ellos dos, Javier y María Belén, todo el mundo los tenía por un matrimonio muy bien avenido. No existían denuncias previas por maltrato. De hecho, nadie los había visto discutir nunca. Y cuando Javier hablaba de sus hijos, lo hacía siempre desde el mayor de los orgullos y la más sentida emotividad. Tanto es así que la familia, originaria de Villacarrillo, una población de la misma provincia de Jaén, había decidido quedarse en Úbeda y no volver a su pueblo. Era un deseo expreso de sus hijos, que querían crecer y estudiar en una ciudad más grande.

Sin problemas económicos

Tampoco parecía que tuvieran problemas económicos. De hecho, él tenía un buen trabajo estable y acababa de vender por una cantidad considerable unos terrenos. Con lo que había ganado, había pagado, sin necesidad de crédito ni hipotecas, el piso a que se iban a mudar de forma inminente. El brote psicótico podría ser una de las explicaciones. Pero en su entorno, amigos y familia, les cuesta mucho validar esta opción.

Un crimen del todo inexplicable

Un crimen del todo inexplicable del que la policía está trabajando para encontrar la motivación. Todo apunta, sin embargo, a que se trataría de un nuevo caso de esta lacra denominada violencia de género, siendo ya 21 las mujeres que han muerto este año víctimas de un crimen machista.

Comentarios