miércoles 27/1/21

Despierta sin querer a su marido y tras una discusión lo mata de dos tiros a la cabeza

Se levantó de madrugada a fumar
Despierta sin querer a su marido y tras una discusión lo mata de dos tiros a la cabeza
Despierta sin querer a su marido y tras una discusión lo mata de dos tiros a la cabeza

Según recoge El Caso, la mujer de 41 años del Vendrell (Tarragona), Meritxell O.P., que mató de dos tiros a la cabeza a su marido en octubre de 2018 ha aceptado una condena de ocho años y medio de prisión por un delito de asesinato con alevosía. A raíz de un acuerdo de conformidad con la fiscalía, la mujer ha reconocido los hechos y ha evitado el juicio con jurado popular que tenía que empezar este martes en la Audiencia de Tarragona.

Además del atenuante de confesión, la sentencia también aprecia el atenuante analógico de trastorno mental transitorio y el agravante de parentesco. La mujer tendrá que indemnizar a la madre de la víctima con 40.200 euros y a cada uno de sus hijos menores de 20 años con 80.400 euros. La mujer tenía a su nombre una pistola 9 mm marca Infinity modelo Hybrid con la cual habría cometido el crimen, según las investigaciones de los Mossos.

Una discusión por haberlo despertado durante la noche

La mujer que será condenada convivía con su pareja sentimental en una vivienda del Vendrell. Según relata la sentencia, hacia las dos de la madrugada del 12 de octubre del 2018 se encontraban durmiendo en la habitación cuando ella se despertó y se levantó para fumar. El movimiento despertó al hombre y eso provocó que se enfadara con ella.

Después de una discusión breve entre los dos, él se giró en su lado de la cama hacia la pared, dando la espalda a la procesada, disponiéndose a dormir. Entonces, "por sorpresa y de forma repentina, impediendo cualquier reacción defensiva del hombre", la mujer -que es aficionada al tiro deportivo- cogió la pistola y, "con evidente desprecio para la vida ajena", apuntó a la cabeza de su pareja y le disparó dos tiros.

Encontraron al hombre agonizando dieciocho horas después

Hacia las ocho y media de la noche -unas dieciocho horas después de los hechos-, los Mossos recibieron el aviso que había un hombre malherido en una casa de la calle Joan Alcover del Vendrell.

Los Mossos y tres unidades de los servicios sanitarios de emergencias se trasladaron al lugar de los hechos y localizaron al hombre agonizando en la habitación. A pesar de la asistencia, murió en torno a las diez de la noche, según consta en las diligencias de la policía catalana.

El GEI la detuvieron en Cunit

Unas horas después, de madrugada, los Mossos d'Esquadra detuvieron a la mujer en el domicilio de una familiar en Cunit (Tarragona) como principal acusada de los hechos. Sabiendo que la mujer tenía armas, los Mossos d'Esquadra desplegaron el Grupo Especial de Intervención (GEI) para asaltar el piso y detener a la mujer.

El 15 de octubre la mujer ingresó en prisión provisional comunicada y sin fianza por orden del juzgado de instrucción número 1 del Vendrell. La sentencia concluye que la mujer está diagnosticada de un trastorno inespecífico de la personalidad, trastorno depresivo en remisión y trastorno por consumo de sustancias. Todos estos trastornos alteraron, de forma leve, sus capacidades volitivas y cognitivas el día de los hechos, según la sentencia.

Asesinato con alevosía

La Audiencia de Tarragona ha condenado a la mujer a ocho años y medio de prisión por un delito de asesinato con alevosía con el atenuante analógica de trastorno mental transitorio, el atenuante de confesión y la circunstancia agravante de parentesco. También tendrá que pagar las costas procesales, e indemnizar a la madre de la víctima con 40.200 euros y los hijos menores de 20 años de la víctima con 80.400 euros.

Comentarios