miércoles 23/6/21

Una joven madre asesina a sus dos bebés gemelos poniendo desinfectante en el biberón

Y después les bañó con agua hirviendo
Muere Lázaro, el bebé prematuro al que dieron por muerto y mandaron vivo a la morgue
Una joven madre asesina a sus dos bebés gemelos poniendo desinfectante en el biberón

Según recoge El Caso, Nueva York está de duelo por el asesinato de dos bebés de un mes de edad: su madre, una chica de 23 años, las ha matado poniendo desinfectante en sus biberones y después bañándolas en agua hirviendo.

Danezja Kilpatrick mata a sus bebés

Los hechos pasaron el jueves en el distrito de Queens de Nova York, en Estados Unidos. Danezja Kilpatrick, de 23 años, tenía dos hijas gemelas de seis semanas de edad: Dakota y Dallis Bentley. Cuando dio luz a las bebés, las redes sociales se llenaron de mensajes de felicitaciones y, de hecho, la misma madre, publicó una foto con las niñas escribiendo: "Os amaré para siempre".

Desinfectante en el biberón y agua hirviente

No obstante, al cabo de un mes, todo dio un giro inesperado: Kilpatrick intentó matar a sus hijas poniendo desinfectante en sus biberones con la intención de envenenarlas. Al ver que iba pasando el rato y que no morían, llenó la bañera de agua hirviendo y las sumergió y fue en este momento cuando una de sus hijas murió. Después, cogió su cadáver, lo rodeó con una manta y una bolsa y la dejó escondida debajo del fregadero.

Le clava un cuchillo en la nuca

Como ni con el desinfectante ni con el agua hirviente consiguió matar a su otra hija, decidió clavarle un cuchillo en la nuca y fue así cómo murió. Cuando los agentes se presentaron en el lugar de los hechos y le preguntaron por qué lo había hecho, ella respondió que era porque "no quería a sus hijas y que no la dejaban dormir", según informa New York Post.

Quanteya, la hermana de la presunta asesina, al principio explicó que no veía capaz a la acusada de cometer tal atrocidad, pero más tarde cambió la versión de los hechos: el día del asesinato Kilpatrick tenía un comportamiento muy extraño: "Vi que alguna cosa no iba bien, estaba muy rara y tuve un mal presentimiento", explica Quanteya en New York Daily News.

La investigación continúa abierta y el caso se encuentra en manos de los juzgados. Danezja Kilpatrick ha confesado el crimen y se podría enfrentar a penas de prisión muy elevadas para ser la presunta autora del doble asesinato de sus hijas.

Comentarios