miércoles 21/4/21

Una madre asesina a su hija de 10 años ahogándola en la bañera después de drogarla

La mató siguiendo un "plan previamente ideado"
Una anciana convive con el cadáver de su hijo, encontrado metido en la bañera
Una madre asesina a su hija de 10 años ahogándola en la bañera después de drogarla

Según recoge El Caso, un tribunal popular juzgará, a la madre que mató a la hija de 10 años ahogándola en la bañera después de drogarla. La declaración de la acusada está prevista el miércoles, una vez hayan declarado los testimonios, los Mossos d'Esquadra, los forenses y los peritos psiquiátricos. El fiscal pide prisión permanente revisable por el asesinato de una persona especialmente vulnerable.

Una madre mató a su hija ahogándola en la bañera

Los hechos ocurrieron el 30 de diciembre de 2019 en la Ronda Ferran Puig de Girona. El fiscal Enrique Barata sostiene que la acusada, Maria Àngels F. C., mató a la hija siguiendo un "plan previamente ideado": "La mañana del día de los hechos compró en la farmacia tres cajas de un fármaco ansiolítico, aprovechando que lo tenía prescrito para ella". Después recogió a la niña en clases de mecanografía y fueron a casa: "Siguiendo el plan oculto de matar a la niña, hacia las dos de la tarde disolvió unas 80 cápsulas de lormetazepam en un vaso de agua", añade el fiscal.

La mujer, sigue relatando al fiscal, "le insistió en varias ocasiones y la convenció para que se bebiera la práctica totalidad del contenido del vaso, diciéndole que era para mejorar sus problemas de mal de garganta".

Los servicios de emergencia acuden al domicilio (30 de diciembre de 2019)

Poco después de ingerir el líquido, la niña quedó inconsciente en el sofá del comedor. Fue entonces cuando la acusada sumergió a la víctima en la bañera. "Con la intención de consumar su plan y matar a su hija, la introdujo dentro de la bañera y la sujetó y presionó para mantenerla en el fondo, hasta producirle la muerte," añade el fiscal.

La mujer llamó a los servicios de emergencia

Después de perpetrar el crimen, la mujer se puso en contacto con un amigo a través de las redes sociales. Era las 14.18 horas cuando contactó con un periodista del Diario de Girona y le confesó los hechos. Media hora después, la mujer llamó al teléfono de emergencias 112.

Cuando los servicios sanitarios llegaron al domicilio, intentaron reanimar a la pequeña "durante varias horas" pero no lo consiguieron. La trasladaron al hospital Trueta de Girona donde, finalmente, certificaron la muerte horas después.

Por todo eso, el fiscal Enrique Barata acusa a la madre de un delito de asesinato de una persona especialmente vulnerable, con una agravante de parentesco y una atenuante de confesión. Solicita que le impongan la pena de prisión permanente revisable. En concepto de responsabilidad civil, quiere que indemnice al padre de la pequeña con 200.000 euros por el daño moral.

El padre de la menor se persona como acusación particular

El padre de la menor se ha personado como acusación particular de la mano de los abogados Óscar Álvarez y Óscar Ballester. No solicitan, sin embargo, prisión permanente revisable para Maria Àngels. Aunque el relato de los hechos coincide con el del fiscal, la acusación particular apunta que la mujer sufría un trastorno mental que le afectó a las capacidades el día del crimen. De hecho, seis días antes del asesinato de la menor Maria Àngels recibió el alta en el parque hospitalario Martí i Julià de Salt después de ingresar por un trastorno depresivo. Tres días después y tres días antes del crimen, volvió a urgencias para alertar de que tenía "ideas raras, así como un claro y palmario ideario suicida".

Aunque en su historial "figura un trastorno mental grave", la acusación lamenta que el personal sanitario dieron el alta a Maria Àngels sin tener en cuenta que hacía días que no se tomaba la medicación y sin "informar a ningún familiar próximo" del riesgo que podía suponer. "A pesar de saber que estaba divorciada y tenía una hija menor de edad, tampoco le preguntaron si la niña estaba a su cargo", añaden los abogados.

En nombre del padre de la víctima, Álvarez y Ballester acusan a la parricida -aquel/lla que mata a un pariente próximo- de un delito de asesinato con una agravante de parentesco y una atenuante de alteración psíquica y solicitan 20 años de prisión. En concepto de responsabilidad civil, piden 300.000 euros de indemnización y consideran que el Institut d'Assistència Sanitària​ (IAS) también tendría que responder como responsable civil.

En este sentido, la defensa de la acusada, encabezada por el letrado David Muñoz, sostiene que la mujer tenía las capacidades volitivas y cognitivas totalmente anuladas por el trastorno mental. El abogado señala que la misma acusada reconoció y confesó los hechos, pero considera que no puede ser responsable penal por falta de imputabilidad. Por eso, solicita que a Maria Àngels le apliquen una eximente completa de alteración psíquica y que le absuelvan, previendo la medida de seguridad de internamiento en un centro psiquiátrico para continuar el tratamiento, recoge ACN.

Estreno en la Audiència de Girona

Será el primer caso de prisión permanente revisable que llega a la Audiència de Girona. Según el guión del juicio, el lunes por la mañana habrá la constitución del jurado popular, una vez hayan escogido los miembros que se encargarán de emitir el veredicto. Por la tarde, habrá las alegaciones previas y empezarán a declarar testimonios e investigadores de los Mossos d'Esquadra.

El martes, será el turno de las periciales, tanto de los forenses que hicieron la autopsia de la víctima como de los peritos que hicieron la valoración psiquiátrica de la acusada. No se prevé que la procesada declare hasta el miércoles por la mañana. Después de las conclusiones y los informes del fiscal, la acusación particular y la defensa, la previsión es entregar el objeto del veredicto al jurado el jueves por la mañana, cuando se retirará a deliberar.

Comentarios