jueves 6/5/21

Una joven de 21 años grave tras ser rociada con ácido en la cara cuando llegaba a su casa

La Policía busca al culpable de la brutal agresión
Una joven de 21 años grave tras ser rociada con ácido en la cara cuando llegaba a su casa
Una joven de 21 años grave tras ser rociada con ácido en la cara cuando llegaba a su casa

Según recoge Informativos Telecinco, Nafiah Ikram es una joven musulmana de 21 años que vive en Nueva York y que, hace apenas un mes, sufrió un brutal ataque cuando llegaba a su casa. Al parecer, un encapuchado le lanzó ácido a la cara cuando la joven estudiante de medicina aparcó su coche enfrente de su domicilio en Long Island.

El suceso ocurrió el pasado 17 de marzo y quedó grabado por las cámaras que se encontraban en una vivienda cercana donde sucedieron los hechos. En las grabaciones que han sido difundidas a través de los agentes se puede ver a la joven caminando hasta su casa cuando, de repente, una persona encapuchada se dirige hacia ella por la espalda y le lanza un líquido. Después, el atacante huye a toda velocidad y ella queda tendida en el suelo.

Un mes después de producirse el ataque Nafiah Ikram ha concedido una entrevista a varias medios de comunicación americanos entre los que destaca la cadena de televisión ‘CBS’ en la que relata cómo vivió ella misma el brutal ataque que sufrió.

“Toda mi vida cambió en cuestión de cinco minutos. No nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que se acaba. Comencé a llorar, estaba entrando en pánico. Le dije a mi padre 'papá, alguien me tiró algo a la cara', y él respondió, 'Dios mío, es ácido'", comenta la estudiante de medicina.

Tras el ataque, la joven tuvo que ser ingresada en el hospital donde se tuvo que recuperar de las heridas que le dejó el ataque en el rostro, en los ojos, en la garganta y en los brazos. “Fue una experiencia peor que la muerte. Estaba en esa ambulancia y sentí que me arrancaban el alma del pecho. Ese es el dolor que sentía”, comenta Nafiah Ikram.

Casi un mes después de sufrir este violento y salvaje episodio, la joven continúa recuperándose de las secuelas en su domicilio. Ha recuperado el habla y puede comer poco a poco aunque le cuesta bañarse por sí sola y sufre problemas de visión.

La Policía continúa investigando el ataque y sigue buscando pistas que puedan dar con la identidad del agresor.

Por su parte, su padre sospecha que se trata de un ataque intencionado y descarta por completo que se tratase de un crimen al azar. Ahora, la familia de Nafiah Ikram pide que se haga justicia y que se condene al agresor.

Las secuelas que dejó el ataque con ácido a Nafiah Ikram

Comentarios