miércoles 4/8/21

Adaia, la joven de 26 años en prisión por arrancar la lengua de su novio de un mordisco

Asegura que "fue en defensa propia"
Adaia, la joven de 26 años en prisión por arrancar la lengua de su novio de un mordisco
Adaia, la joven de 26 años en prisión por arrancar la lengua de su novio de un mordisco

Según recoge El Caso, Adaia es una joven de 26 años que ha sido condenada a seis años de cárcel por arrancar la lengua de su ex de un mordisco en Vilanova i la Geltrú (Barcelona). Según explica ella misma, actuó "en defensa propia" y ha explicado con todo tipo de detalles su versión de los hechos.

Los hechos pasaron en Vilanova i la Geltrú

Los hechos pasaron en el 2016 en Vilanova i la Geltrú: se mudó en casa de su novio y, aunque la versión oficial es que conoció su pareja por internet, ella asegura que no es cierto y que, en realidad, era su profesor.

Cinco años después de los hechos, ha salido la resolución judicial y la han declarado culpable de un delito grave de lesiones y, por este mismo motivo, lo han condenado a seis años de prisión. No existe la defensa propia en este país, si os maltratan, os quieren violar u os están maltratando; os defendéis y le dais un mal golpe, vais a la cárcel", comenta Adaia indignada.

También ha aprovechado la ocasión para explicar que está decepcionada con la justicia y remarca que actuó en defensa propia y que, durante casi tres años, estuvo sufriendo maltratos por parte de su pareja, a quien le arrancó la lengua.

Adaia asegura que él tiene la lengua entera

Aunque a la sentencia a la cual ha tenido acceso El Periódico se explica que no le pudieron reconstruir la lengua al hombre y que, desde entonces, no tiene sentido del gusto y que le cuesta pronunciar algunos fonemas, Adaia asegura que no es cierto: "Tiene la lengua entera y canta", explica enfadada.

"A él solo se le ha caído un año de cárcel y 102 euros de indemnización", dice la joven, que dice que ha sufrido maltrato por parte de la víctima durante muchos años.

"Si os quieren matar, sed sumisas y aguantad el maltrato, que si le dais un mal golpe iréis a la prisión. No os podéis defender. Id con el cuello cortado a denunciar", concluye el Adaia irónicamente.

Comentarios