jueves 22/10/20

Éstas son las dos comidas comunes con mayor peligro para el colesterol que debes controlar

Más que contar el colesterol de cada alimento, las recomendaciones determinan qué comidas hay que evitar y cuáles favorecer
Éstas son las dos comidas comunes con mayor peligro para el colesterol que debes controlar
Éstas son las dos comidas comunes con mayor peligro para el colesterol que debes controlar

Según informa P.F. en El Español, la mejor estrategia para reducir el colesterol 'malo' en la dieta, el LDL que tiende a colapsar las arterias con fatales consecuencias para la salud cardiovascular, consiste en mantener una dieta cardiosaludable que evite las grasas saturadas y las reemplace por grasas poliinsaturadas. Un patrón dietético de este tipo ya es de por sí bajo en colesterol, concluye Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), y es un indicador más fiable que contar el colesterol de cada alimento.

En el estudio, que equivale a una actualización de sus recomendaciones, la AHA determina por ejemplo que comer un huevo entero al día -o su equivalente, "como 85 g de gambas"- es "razonable" si se está siguiendo una de estas dietas saludables para el corazón cuando se trata de una persona sin enfermedades previas. "En general, la ingesta de huevos no se asocia significativamente con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular", explican en el artículo publicado en la revista Circulation.

"La relación entre el colesterol dietético y el riesgo de enfermedad cardiovascular no puede ignorar dos aspectos de la dieta. Primero, la mayoría de los alimentos que contribuyen al colesterol alimetario son frecuentemente ricos en grasas saturadas, lo cual está fuertemente relacionado con un mayor riesgo de tener demasiado colesterol LDL", explica Jo Ann S. Carson, presidenta del Comité de Nutrición de la AHA.

El LDL responde a las siglas de 'Lipoproteínas de Baja Densidad' en inglés, y como su nombre indica, se trata de pequeñas partículas grasas -cuánto más pequeñas, más peligrosas- que se depositan en las paredes de las arterias formando placas que pueden obstaculizar el flujo sanguíneo y provocar infartos. En otro sentido, el HDL -siglas de las 'Lipoproteínas de Alta Densidad'- "limpian" las arterias y se corresponden al "colesterol bueno". 

Aunque los extremos no son recomendables, el criterio sanitario considera preferible mantener los niveles de LDL lo más bajos posibles aumentando el HDL. Y aquí entra la otra pata que atañe a lo que comemos. "En segundo lugar, sabemos por muchos estudios científicos que los patrones dietéticos saludables para el corazón, como las de estilo mediterráneo o la dieta DASH, son inherentemente bajos en colesterol", continua Carson.

Sigue leyendo este artículo en El Español

Más información en vídeos 
Comentarios