miércoles 20.11.2019

Estos son los 6 alimentos congelados que deberías evitar por el bien de tu salud

Estos son los 6 alimentos congelados que deberías evitar por el bien de tu salud - PIXABAY
Estos son los 6 alimentos congelados que deberías evitar por el bien de tu salud - PIXABAY
Según informa Roberto Méndez en EL ESPAÑOL, si bien es cierto que congelar determinados alimentos puede ayudar no solo a alargar su esperanza de vida y tiempo de consumo óptimo, sino también a mantener intactos sus nutrientes tras el paso del tiempo. Pero esto no siempre es cierto para cualquier comestible. De hecho, algunos alimentos congelados deberían evitarse a cualquier precio, y hay que saber distinguir cuál es evitable y cuál no.

Por ejemplo, las frutas y verduras congeladas solían tener mala fama en su forma congelada, y sin embargo se sabe que dicho procesado puede ser incluso beneficioso en algunos casos al comparar dichos alimentos en su versión fresca, sobre todo si no se sabe cuándo podrán consumirse y existe peligro de que se echen a perder. Pero otros alimentos, que suelen congelarse de forma habitual, no deberían pasar siempre por el congelador.

Mezclas para batidos congeladas

Las bases para batidos de frutas pueden ser una buena opción de desayuno, o como snack saludable a lo largo del día. Sin embargo, estas mezclas de fruta congelada no siempre son la mejor opción.

Si son solo frutas y verduras en buenas proporciones pueden serlo, perootros son solo "mezclas de base", muchas de ellas cargadas de azúcares y saborizantes, y con escasos o nulos porcentajes de frutas reales. En esos casos es más factible evitar estos congelados, y cambiarlos por otras opciones: frutas enteras congeladas y sin azúcares añadidos.

Pasta congelada

Los platos de pasta rellena o cubierta de crema son igual de fáciles de preparar que el mencionado arroz precocinado, pero no son la opción más saludable para el día a día.

Suelen tratarse de platos ultraprocesados, cargados de grasas y sal innecesarios, y son mucho más fáciles de preparar en casa, pudiendo elegir ingredientes añadidos más saludables.

Gofres congelados

Los gofres son otro clásico del pasillo de los congelados. Como cualquier alimento poco saludable, no es necesario eliminarlo totalmente de la dieta, pero sí reducirlo todo lo posible. 

Por otra parte, es posible preparar gofres caseros más saludables, usando harina integral y proteína en polvo. Ambos ingredientes aumentan la sensación de saciedad, y hacen que los gofres sean mucho más interesantes nutricionalmente. Y también pueden congelarse posteriormente.

Hamburguesas vegetarianas congeladas

Aunque existen buenas opciones de hamburguesas vegetarianas, libres de carne ni derivados, la realidad es que muchas de estas opciones son ultraprocesadas y muy bajas en proteínas, aunque se suela pensar lo contrario.

Habitualmente suelen verse como opciones saludables basadas en plantas, y por tanto ricas en proteínas vegetales. Sin embargo, muchos de estos productos están basados en carbohidratos y grasas, con un escaso porcentaje de proteínas. Las mejores opciones deberían tener, como mínimo, 10 g de proteínas o más por cada 100 g de producto.

Frituras y rebozados congelados

Aunque existen diversos platos fritos ultracongelados, los preparados de comida china salteada son los más populares en los pasillos de los supermercados en la actualidad. 

Una vez más, es fácil preparar alternativas similares en casa, pero mucho más saludables, con menores porcentajes de sal y grasas, y sin potenciales azúcares añadidos, pudiendo elegir los ingredientes más frescos y nutricionalmente más interesantes.

Por su parte, los alimentos precocinados basados en pastas o rebozados son clásicos de los pasillos de congelados. Aunque su base son los carbohidratos ultraprocesados, también se trata de alimentos cargados de grasas y sal en exceso, aumentando en su conjunto el riesgo de enfermedades cardiovasculares y obesidad.

Alimentos de dos porciones

Para finalizar, la industria de los ultraprocesados tiene algunos trucos más bajo la manga cuando intenta vender productos con una elevada densidad calórica, sobre todo en sus versiones precocinadas y congeladas.

Suelen tratarse de platos preparados de una sola porción, pero que en muchas ocasiones se venden en bandejas de varios compartimentos. Al mirar el etiquetado, puede parecer que contienen un nivel adecuado de calorías, grasas y sal. Sin embargo, suele tratarse de dos porciones disfrazadas de una sola, por lo que es fácil consumir más cantidad de la que se pretendía en un primer momento.

Por ello, una vez más, es más interesante preparar la comida en casa, la cual habitualmente suele otorgar mayor saciedad y menor densidad calórica.

Más información en vídeos 
Comentarios