Viernes 27.04.2018

Sobrevive una bebé abandonada en una alcantarilla en condiciones deplorables

Sobrevive una bebé abandonada en una alcantarilla en condiciones deplorables
Sobrevive una bebé abandonada en una alcantarilla en condiciones deplorables

Según recoge Informativos Telecinco, en Port Elizabeth, Sudáfrica, una mujer de 63 años estaba paseando con su perro en mitad de una tormenta cuando el can empezó a ladrar descontroladamente hacia una alcantarilla. Para su asombro, una bebé recién nacida desnuda estaba tirada en el suelo dentro del desagüe en condiciones lamentables. Aún tenía el cordón umbilical.

Al prinicipio, Charmaine Keevy pensó que su perro se había encontrado con un gato, ya que él siempre se asusta al verlos. No obstante, cuando se paró a escuchar, oyó cómo una bebé lloraba desconsoladamente dentro del desagüe.

“La gente debió de pensar que estoy loca porque intenté parar a todo el mundo que me encontraba en calle, hasta que, por fin, un hombre me ayudó a levantar la tapa de la alcantarilla. No sé qué habría hecho si él no se hubiera parado a ayudarme”, cuenta Keeby.

Cornie Viljoen, el hombre que accedió a rescatar a la bebé, cogió una barra de hierro que llevaba en el coche y junto a Keevy, ambos consiguieron levantar la pesada tapa de la alcantarilla. Una vez abierta, descubrieron que, efectivamente, en el fondo yacía una bebé desnuda entre el barro.

Viljoen no dudó en bajar para rescatarlo, pero se topó con una colonia de hormigas rojas, que empezaron a picarle en las piernas mientras intentaba agarrar a la pequeña.

“El agujero era muy estrecho, tanto que tuve que ponerme de rodillas para alcanzar a la bebé. Las hormigas rojas me estaban picando las piernas, pero sentí su pierna y la vi. Me di cuenta de que estaba en la escena de un crimen, así que hice una fotografía. No sabía si la bebé estaba herido, así que intenté cogerlo con el mayor cuidado y lo más despacio posible. Era muy pequeña. Yo solo quería abrazarla durante un rato, pero sabía que necesitaba ayuda médica urgente. La bebé tuvo suerte de que las hormigas rojas estuvieran más arriba, en la lluvia y no en el fondo de la alcantarilla, donde estaba ella. No sé cómo alguien ha podido hacer esto a una bebé recién nacida pero yo estoy feliz de haberle salvado la vida”, explica Viljoen en declaraciones recogidas por Daily Mail.

Rescatan a un bebé abandonado en una alcantarilla en mitad de una tormenta

Cuando llegó la ambulancia, los médicos determinaron que la bebé sufría hipotermia y problemas respiratorios, por lo que le trasladaron al Hospital Dora Nginza. Estaba desnuda, con el cordón umbilical y vernix (sustancia natural de color blanco que recubre el cuerpo del bebé al nacer) por todo su cuerpo, lo que indica que su madre la abandonó nada más dar a luz.

La coronel Priscilla Naidu ha hecho una reconstrucción de los hechos: “Hay una posibilidad de que la persona que hiciera esto viniera de fuera y dejara la bebé allí. Estamos pidiendo a la madre y a los posibles testigos que aparezcan”.

Por su parte, Keevy está segura de que estaba predestinada a encontrar a la bebé: “Creo que estaba destinada a encontrar este diminuto bebé. Normalmente hago otra ruta con mi perro pero por alguna razón, hoy fui por este camino. Es un milagro. Cuando la rescatamos, la tapé con mi jersey para calentarla. No puedo creer que su madre no la quisiera y la dejara allí. Debe haber sido duro para ella abandonarla, pero yo soy muy feliz de haberla encontrado”, explica.

A su vez, cree que la madre de la bebé no ha podido actuar sola: “Es imposible que una madre que acaba de dar a luz haya levantado la tapa de la alcantarilla sola. Pesa muchísimo y yo necesité la ayuda de un hombre fuerte y una barra de hierro. Hay personas ahí fuera que saben quién es la madre de la bebé y espero que vengan. Si su madre no aparece, espero que la bebé encuentre una familia que la quiera”.

En cuanto a Viljoen, el hombre informa del estado actual de la bebé tras la revisión médica: “Está bien, aunque ha cogido una infección viral por el frío. Es una luchadora y es fuerte. Ya respira sola y los médicos dicen que se recuperará pronto”.

La bebé ha pesado 3,09 kilos y el personal del hospital le ha puesto el nombre de Grace April. El caso ha trascendido a la Unidad de Violencia Familiar, Protección Infantil y Crimen Sexual de la Policía de Sudáfrica, cuyo equipo ha abierto una investigación para encontrar a la madre, mientras que buscan una familia a la pequeña.

bebe 2

Más información en vídeos 
Comentarios