jueves 28.05.2020

Señoras victorianas que practican “sexo lésbico anal”: la Historia se enseña en Twitter

Después del fenómeno de ficción de Manuel Bartual, la Historia triunfa en redes sociales: Cristina Domenech desmenuza los amores lésbicos de las señoritas de clase alta victorianas

Señoras victorianas que practican “sexo lésbico anal”: la Historia se enseña en Twitter
Señoras victorianas que practican “sexo lésbico anal”: la Historia se enseña en Twitter

Según informa Lorena G. Maldonado en EL ESPAÑOL, los hilos de Twitter no sólo se han convertido en una plataforma narrativa de ficción -como es el caso de Manuel Bartual, que empezó contando su extraño verano en 140 caracteres y acaba de publicar una novela con Planeta-: también acogen episodios históricos explicados con atractivo y cotidianidad, como quien cuenta a sus amigos en una taberna su peripecia del pasado viernes. Las redes sociales, en el mejor de sus usos, están cumpliendo el sueño último de las ambiciosas novelas tradicionales y los sesudos tomos de Historia: instruir y divertir, ser didácticas sin perder frescura, sacudirse el polvo de la cátedra y confundir, aunque sólo sea un instante, “cultura” y “ocio”. ¿No es esa la pretensión de cualquier texto: ser leído y disfrutado, trascender y calar en los lectores?

Cristina Domenech es una joven usuaria especializada en Historia y Literatura -como ella dice, sobre todo “si hay lesbianas de por medio”- que está fomentando un método de divulgación tan interesante bajo el hashtag “Señoras que se empotraron hace mucho” que ha llamado la atención de la editorial Libros.com: hasta le han propuesto en público que publique con ellos. Lo que hace Domenech es desmenuzar historias de amor lésbico entre señoritas de clase alta de la época victoriana, su relación con escritores e intelectuales del momento, sus diarios, sus surrealistas interacciones con la realeza y su legado. 

Una de las historias que cuenta, que data del 7 de marzo, se ubica en el Edimburgo de 1811 y comienza así: “Una Señora de Bien envía a su nieta (hija ilegítima de su hijo y una mujer que conoció en la India) a un internado para Señoritas de Bien dirigido por dos Señoritas de bien. Miss Pirie y Miss Woods. Todo correcto”, explica Domenech. Hay un libro que aborda este tema: Scotch Verdict, de Lillian Faderman, y también una película: Miss Pirie y Miss Woods, dirigida por Sophie Heldman. “Como en el siglo XIX es la época de comerle la cara a tus amigas y no pasa nada porque las mujeres de clase media-alta y alta son todas asexuales y puras, lo normal es que las niñas compartieran cama y las profesoras igual. Lo que no es normal es que a esta Señora de Bien su nieta le dijera un día que las dos directoras por la noche “movían la cama mientras respiraban muy fuerte”.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios