jueves 28/1/21

Judith Giró, con 24 años ha creado una máquina para detectar el cáncer de mama en casa

A través de la orina
Judit Giró con su máquina para detectar el cáncer de mama - INSTAGRAM: THE BLUE BOX
Judit Giró con su máquina para detectar el cáncer de mama - INSTAGRAM: THE BLUE BOX

Según recoge Yasss, el cáncer de mama es traicionero, casi no avisa y no deja tiempo para asimilar. Cuando te lo encuentras te toca aprender a vivir pendiente de tratamiento, revisiones, resultados y por ello resulta tal importante adelantarnos a él para reducir riesgos. No es ninguna exageración decir que su diagnóstico a tiempo es vital para aumentar la supervivencia en casi el 100% de los casos. Para ello están las mamografías, autoexploraciones que se incentivan con campañas como la más reciente de 'Know Your Lemons' y lo que es más fundamental: la propia investigación. Algo que no siempre se incentiva como se debería por la falta de fondos y recursos, pero que no cae en saco roto gracias a la perseverancia y, como no, a mucho talento.

De esto último es de lo que anda muy sobrada Judit Giró, una joven española de 24 años que ha creado una máquina que ayuda en la detección temprana del cáncer de mama en nuestra misma casa y a base de orina. Dar con una solución para tener más ventajas frente al tumor más frecuente que se da en mujeres occidentales (el año pasado se diagnosticaron 33.307 casos solo en España) ha sido su objetivo y por el que ahora empieza a ver resultados a tanto esfuerzo. Su invento, 'The Blue Box' le ha valido ganar un prestigioso premio internacional, el Dyson Award 2020 y ahora lo que toca es pulir más detalles para que en un futuro pueda comercializarse.

Con esta presentación, ahora todos nos preguntamos cómo funciona esa extraordinaria máquina que no requiere de ningún protocolo excepcional para ponerla en funcionamiento. Basta con estar tranquila en casa y con obtener una mera muestra de orina. Un gran avance para salir rápida de dudas y así ir más armada cuando se obtenga una cita médica. La rapidez de actuación es lo que más se necesita y por eso este tipo de noticias son un gran avance, además de todo un orgullo en la lucha contra el cáncer.

Sin dolor, sin radiación y a bajo coste (se plantea que cuando se ponga a la venta podría valer en torno a 80 dólares) el invento de esta joven de tan solo 24 años pero que ya es graduada en la Universidad de Barcelona y con un Máster en Embedded Cyber-physical Systems de la Universidad de California vendría a revolucionar la forma para detectar el cáncer de mama.

¿Cómo funciona esta máquina para la esperanza?

Basándose en un hecho comprobado como es que hay algunos perros capaces de detectar ciertos tipos de cáncer a través de la orina, el invento de Judit toma este componente como materia prima. Esto quiere decir que en esa pequeña caja que ella presenta se inserta una pequeña muestra de orina y a partir de ahí una suerte de sensores hace 'su magia', la tecnología de Inteligencia Artificial (IA) entra en juego.

El siguiente paso que para las usuarias es completamente ajeno (ellas solo tienen que poner la muestra donde se indica) depende por entero de esta caja y de la Inteligencia Artificial. Esta última se encarga de enviar los resultados a la nube, donde se ejecuta el algoritmo y este nos dará un diagnóstico, que se comunicará a través de la misma app en el teléfono móvil. Así en tiempo real y de forma sencilla, barata y muy útil se podrá salir rápido de dudas.

Con ello, se busca dar un paso más en la ciencia y utilizar los recursos que se tienen y se manejan como nuevas herramientas. Si se afirma ya que una simple muestra de orina puede acertar con más de un 95% de precisión los tumores avanzados, lo que promete el proyecto de 'The Blue Box' es un punto de inflexión en esta enfermedad. 

El importante premio que ha recibido (35.000 euros y 5.000 euros adicionales para la Universidad de Barcelona) pone en marcha de manera real el objetivo con el que Judit ha querido dar un paso más en su carrera y demostrar que no hay barreras si se tiene muy claro lo que se quiere. Con este galardón ya puede empezar a materializarse el proceso de patente (que valdría en torno a los 60.000 euros) y tal vez, la siguiente noticia que se dé es que este invento ya está al alcance de todos para cambiar a tiempo la vida de muchas mujeres.

Comentarios