domingo 12.07.2020

Siete alimentos cotidianos que pensabas que eran perjudiciales y en realidad no lo son

A algunos alimentos beneficiosos para la salud les persigue una mala fama injustificada por distintas razones
Siete alimentos cotidianos que pensabas que eran perjudiciales y en realidad no lo son
Siete alimentos cotidianos que pensabas que eran perjudiciales y en realidad no lo son
Según informa Roberto Méndez en El Español, existen alimentos beneficiosos y saludables para el organismo que, por una o varias razones, tienen una mala fama injustificada. En gran parte de las ocasiones, se les acusa de tener una excesiva densidad calórica, de contener en exceso algún nutriente, o de haber pervertido su composición original con una mala preparación, convirtiéndose en un alimento ultraprocesado insano. Sin embargo, consumiendo las cantidades adecuadas y recomendadas, cocinando correctamente estos alimentos, los beneficios para la salud son palpables en todos los casos.

Aguacates

Actualmente el aguacate y el guacamole son vistos con mejores ojos y son protagonistas de múltiples fotografías en los desayunos y aperitivos de todo el mundo. Sin embargo, sigue siendo la "fruta rara", dado su elevado contenido en grasas y su elevada densidad calórica.

De nuevo, hablar de "grasa" en general es un error, y más en el caso del aguacate, cuya grasa mayoritaria es monoinsaturada, cuyos beneficios a nivel cardiovascular han sido demostrados en multitud de ocasiones. Por otro lado, y a pesar de su densidad calórica, los estudios sugieren que comer aguacate no engorda e incluso ayudaría a perder peso por su elevado potencial saciante. Además, el aguacate es un alimento rico en vitamina E en cantidades considerables, y también contiene vitamina A y C.

Legumbres de bote

Aunque poco a poco están siendo más aceptadas, las legumbres de bote o en lata suelen ser peor vistas a nivel nutricional debido a los conservantes utilizados para alargar la vida útil del producto. Sin embargo, una vez se extraen las legumbres de su recipiente, su valor nutricional es casi idéntico a su versión seca, y tienen una densidad calórica y proteica similar. Lo único que recomiendan los especialistas en seguridad alimentaria es limpiarlas de forma adecuada tras su extracción de la lata o recipiente de cristal, con el objetivo de reducir el sodio asociado.

Atún en lata al natural

El atún enlatado al natural es tan saludable como su versión fresca, y suele ser más barato. Contiene la misma cantidad de proteína, unos 25 gramos por cada 100 gramos de producto, unos parámetros similares al atún en forma de filete fresco. Este pescado es una fuente natural de ácidos grasos omega-3. Existen versiones de atún natural en lata, pero también conservado en aceite de oliva o en aceite de girasol. El primero de ellos es el más saludable de todos. 

Palomitas de maíz

Las palomitas saladas o las palomitas dulces típicas de los cines no son la mejor opción. Sin embargo, cocinarlas en nuestra casa con aceite de oliva es una excelente forma de consumir un snack saludable. Las palomitas de maíz son una interesante fuente de granos integrales y fibra, con un aceptable nivel calórico dentro del hecho de que son un alimento en su mayoría compuesto por carbohidratos. Además, las cáscaras de las palomitas son ricas en polifenoles, un potente antioxidante natural.

Sigue leyendo este artículo completo en El Español

Más información en vídeos 
Comentarios