Jueves 18.10.2018

Rubén, el héroe recortador que murió corneado en un encierro por salvar la vida de un corredor

Rubén vio a un compañero en el suelo, fue a distraer al toro pero resbaló y acabó perdiendo la vida que acababa de salvar al otro corredor

Rubén, el héroe recortador que murió corneado en un encierro por salvar la vida de un corredor - EL ESPAÑOL
Rubén, el héroe recortador que murió corneado en un encierro por salvar la vida de un corredor - EL ESPAÑOL

Según informa David López Frías en EL ESPAÑOL, son las seis menos cuarto de la tarde. Acaban de empezar los encierros de Paiporta, un pequeño pueblo a 5 kilómetros de Valencia. En la calle Juan XXIII sueltan un toro de nombre Botijero. Hay más de dos mil personas en la fiesta. Uno de los corredores tropieza cuando el animal está a punto de cornearle.

Entonces aparece un héroe. Rubén Quintanar, un experto recortador, sale al quite. Va a meterse en medio para apartar al compañero accidentado. No es la primera vez que lo hace; es uno de los mejores esquivando al toro. Rubén no duda en salir a ayudar. Pero lo hace con tan mala suerte que él también tropieza justo delante del toro…

Rubén Quintanar tenía sólo 27 años, pero ya era uno de los recortadores más célebres de España. Le salvó la vida a un corredor, pero él corrió peor suerte. Falleció ayer en el Hospital La Fe de Valencia a causa de las cornadas provocadas por un astado, justo cuando empezaban los encierros (que aquí se llaman ‘bous al carrer’). Todos los actos han sido suspendidos por el suceso luctuoso.  

Una cornada del tamaño de un brazo

El animal corneó dos veces a Rubén. Le embistió en la axila, lo que le provocó una perforación en el pulmón “del tamaño de un brazo” y en el corazón. Aunque el joven fue trasladado de inmediato al hospital, poco pudieron hacer los médicos por él. Falleció poco después de su ingreso.

Rubén era uno de los grandes. A pesar de su juventud, este vecino de Torrent  llevaba muchos años recortando toros. También era un tipo solidario que no dudaba en salir a auxiliar a los compañeros caídos. Ese es el código en este tipo de encierros en la zona de Levante: cuando un compañero cae, otro sale en su auxilio, citando al toro para atraer su atención y que la persona caída pueda recuperar el equilibrio.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios