Lunes 18.06.2018

Rosario, la esposa que idolatra a ‘El Chicle’: entre encubridora y sufridora

La mujer del asesino confeso de Diana Quer se casó con él cuando apenas sumaba 16 años: estaba embarazada. Su entorno familiar, eminentemente machista, fraguó su personalidad. Callada y amante del 'running', trabajaba en una fábrica de congelados de la zona

Rosario, la esposa que idolatra a ‘El Chicle’: entre encubridora y sufridora
Rosario, la esposa que idolatra a ‘El Chicle’: entre encubridora y sufridora

Según informa Marta Espartero en EL ESPAÑOL, cuando Rosario Rodríguez Fraga se despertó el día 23 de agosto de 2016, la mañana siguiente a que desapareciese Diana Quer, su marido dormía plácidamente en la cama. José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, descansaba en el dormitorio conyugal. Rosario, de sueño ligero, había notado cómo su esposo había pasado unas horas fueras de casa en mitad de la noche. Pero era algo sin importancia. Ella, enamorada hasta la médula y sometida a la figura de El Chicle, siguió adelante. Incluso decidió encubrirle. Sin más. Hasta que le dijo al juez, 495 días más tarde, que ya no lo tenía tan claro.

Rosario (30) conoció a José Enrique (41) en los primeros compases del siglo XXI. Corrían los años 2000 y ambos coincidieron una noche en una de las cientos de fiestas que hay en verano por la zona. Habían crecido muy cerca el uno del otro. Las casas de sus padres apenas las separan unos quince minutos en coche. Ella pertenece a una familia de Catoira, una localidad encajada al fondo de la Ría de Arousa, al borde de la desembocadura del río Ulla. Él es natural de la parroquia de Asados, en el municipio de Rianxo.

Poco después, en 2003, el flechazo terminó en boda. Rosario apenas sumaba 16 años. El Chicle, 27. La relación se tuvo que sellar al poco de conocerse. Ella era apenas una adolescente. Él, un hombre ya adulto que le sacaba una edad considerable. ¿El por qué de unas nupcias tan tempranas? “Se casó tan joven porque se quedó embarazada”, confirman a EL ESPAÑOL fuentes de la familia.

Rosario Rodríguez tras declarar ante el juez.

A los Rodríguez Fraga se les conoce bien en su Catoira natal. El municipio es una villa de tradición marinera y lo habitual es que sus gentes busquen el sustento en el agua, ya sea en barco, mariscando o cuando la materia prima ya está en tierra. La familia de Rosario no es excepción: su padre, Eugenio, se ganaba el pan así antes de emigrar a Suiza, como otros tantos. Los hijos -Eugenio, Elena, Rosario y su hermana gemela Vanesa- también miraron al mar para ganarse la vida; en su caso, en empresas conserveras de la zona. De hecho, Rosario llegó a estar en nómina de una firma local de congelados en la que también trabajaba El Chicle.

Su primer hogar, la casa de Rianxo cercana a la nave

Cuando Rosario y El Chicle se casaron, se trasladaron a la casa de los padres de él, a la vivienda de Rianxo en la que se crió. Al hogar que se encontraba a escasos minutos a pie de la nave donde ocultó el cadáver de Diana Quer. A la zona que su marido se conocía como la palma de su mano. Pero, a los pocos años, la pareja adquirió un techo propio, esta vez en la parroquia de Taragoña. 

Es esta nueva vivienda, en cuyo garaje Rosario guardaba su coche Alfa Romeo gris, de la que El Chicle se fue a las diez de la noche el 22 de agosto de 2016 diciéndole que iba a robar gasoil. No volvió hasta pasadas las tres de la mañana.

Rosario provenía de un ambiente enrarecido. Su padre, según afirma a este periódico fuentes de su entorno, cabeza de familia de clase media-baja, sostuvo durante buena parte de su vida comportamientos de carácter machista. Trataba a las mujeres como seres inferiores. Incluidas sus propias hijas, que lo asumían como algo normal. Aunque, que se sepa, la familia de Rosario no tiene, como la de su marido, ninguna relación con clanes de droga locales o de otros turbios negocios que todavía hoy subsisten en la región.

En este contexto parece más sencillo comprender cómo Rosario Rodríguez Fraga se prenda de José Enrique Abuín Gey. “Él es extremadamente celoso. No la dejaba estar a solas con nadie sin que él estuviera presente. Ni siquiera de sus propias hermanas”, confirman a este diario desde la familia de El Chicle.

Ha sido ahora, con su detención y puesta en manos de las autoridades judiciales, cuando se ha revelado la cara oculta de El Chicle, esa que todos en su entorno tenían tristemente asumida. “Debido al entorno, Rosario se queda enganchada de José Enrique. Era muy dependiente de él, lo tenía idealizado. Por eso incluso dejaba pasar episodios puntuales de maltrato”, indican fuentes conocedoras de la investigación que pesa sobre El Chicle. 

Su hija vive con los abuelos maternos

El matrimonio -peligrosamente normal en apariencia, pero que dejaba los monstruos para la intimidad- tiene una hija de algo más de diez años, Carolina. Pero la cría no vive con ellos en la casa de Taragoña. La niña reside con los padres de Rosario en Catoira. “Es porque los dos padres trabajaban antes. Entonces, la matricularon en Catoira, donde vive con los abuelos”, explican desde su círculo a este periódico.

Sigue leyendo el reportaje en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios