martes 10.12.2019

El revelador testimonio del senderista que socorrió a Julen: no había bloques en el pozo

Al ser preguntado por los bloques de hormigón, reconoció que no los había visto. Esto contradice la versión del dueño de la finca

El revelador testimonio del senderista que socorrió a Julen: no había bloques en el pozo - EL ESPAÑOL
El revelador testimonio del senderista que socorrió a Julen: no había bloques en el pozo - EL ESPAÑOL

Según informa Silvia Gil en EL ESPAÑOLAntonio Sánchez, el hombre que excavó el pozo por donde cayó Julen en Totalán (Málaga), ha vuelto a reafirmarse en su declaración en el juzgado y, posteriormente, en su declaración ante los medios de comunicación. “Yo tapé todo muy bien”, ha señalado, sin dudar ni cambiar de parecer. Él está seguro. Sin embargo, su versión y la de los senderistas, que reconocen que no había bloques de hormigones, contradicen la de David Serrano, el dueño de la finca, que expuso lo contrario cuando le tocó comparecer. 

Precisamente, el senderista que ayudó a la familia en un primer momento también contradice la versión de David Serrano, que reconoció que había tapado el pozo con bloques de hormigón. Al ser preguntado sobre si había algo alrededor, ha contestado: “Los habría visto (en referencia a los bloques). En ese sitio es difícil que se desplazaran de alguna forma”, ha explicado. Es decir, no apreció señales de que el agujero hubiera estado sellado previamente. 

A su vez, también ha relatado los primeros instantes tras la caída de Julen. José, según su testimonio, intentó coger un tubo y meterlo en un pozo. “Nada más verlo, le dije que pensaba que eso iba a ser más peligroso para el niño. La madre estaba allí llorando. Ella me comentó que no podía vivir otra experiencia de una pérdida de ese estilo, que ya había perdido un niño no hace mucho, que ella se moría, que no quería vivir, que eso la superaría”, ha reconocido en el juzgado.

Todo esto sigue poniendo la lupa sobre David Serrano, acusado por homicidio imprudente. Él sigue manteniendo que antes de la comida había sellado el pozo por donde cayó Julen. “Cuando hicieron la zanja, yo lo tapé. Después lo quité y el día de la comida le volví a poner dos bloques. Llevo buscándole explicación de cómo pudo pasar un mes y pico”, explicó. Y, a su vez, también confesó que había avisado del peligro. 

En ese sentido, José, el padre de Julen, sí que ratificó la versión ante el juez contando que se lo había dicho mientras le enseñaba la finca. Sin embargo, la madre no hizo lo propio: “De haberlo sabido, habría cogido a mi hijo y nos hubiéramos ido de allí”. ¿Quién dice la verdad? Eso es lo que se tendrá que dilucidar. 

Fuente: EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios