Lunes 15.10.2018

¿Quieres hacer un trío y no sabes? La Escuela del Sexo de Berlín te explica cómo

Una iniciativa de artistas salidos de la pornografía aspira a servir de herramienta de educación sexual

¿Quieres hacer un trío y no sabes? La Escuela del Sexo de Berlín te explica cómo - EL ESPAÑOL
¿Quieres hacer un trío y no sabes? La Escuela del Sexo de Berlín te explica cómo - EL ESPAÑOL

Según informa Salvador Martínez en EL ESPAÑOL, posan delante de una pizarra que tiene, a un lado, la típica mesa del profesor de escuela. Al otro lado, se levanta una estantería con abundantes libros. Pero la mexicana Lina Bembe, la estadounidense Sadie Lune y los británicos Parker Marx y Bishop Black no están en una escuela normal. Lo indica, por ejemplo, que en la estantería descansen varios consoladores. También es una pista que de la pared cuelguen algunos látigos y accesorios para juegos sexualesde dominación.

En realidad, Lina Bembe y compañía son actores porno que posan en calidad de “maestros” de la Sex School, o Escuela del Sexo, una iniciativa que acaba de ver la luz en Berlín. No hay aula sensu stricto para esta escuela. “Tenemos que montar y desmontar el decorado de la escuela en el estudio cada vez que rodamos”, dice Lina Bembe a EL ESPAÑOL. Esta mujer originaria de México D.F. de 35 años forma parte del equipo de responsables de la Sex School. Esta iniciativa busca poner, a través de contenidos audiovisuales, las experiencias de trabajadores sexuales y de la escena del porno alternativo al servicio de la educación sexual.

“Lo que hacemos es tratar determinado tema de educación sexual desde todos los ángulos, ya sean cuestiones de salud sexual, de comunicación en el sexo y, además, lo hacemos visualmente no de forma pornográfica, sino de la forma más realista posible”, explica Bembe. “La educación sexual a la que se puede tener acceso a través de Internet es fácil de encontrar, pero los contenidos no son fáciles de integrar. No es lo mismo leer un manual de sexualidad que presentar un ejemplo de la vida diaria”, añade.

“Muchas veces hay dudas e inseguridades en el sexo y la sexualidad que se plantean directamente en la alcoba. Ahí es donde le ocurre a personas que no saben manifestar qué es lo que quieren o no hacer, donde se preguntan dónde están las fronteras, los límites, o ahí se ven dónde están las fantasías que se han visto en la pornografía”, abunda Bembe. Las lecciones de la Sex School quieren poder responder a este y otros tipos de interrogantes.

Según Bembe, en los manuales oficiales de educación sexual, faltan contenidos, por ejemplo, destinados al colectivo LGBTI o Queer. “No tratamos temas que no se hayan tratado antes. Pero lo hacemos de forma explícita, y, definitivamente, no están destinados al entretenimiento ni a la masturbación”, precisa Bembe.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios