Diagnostican cáncer a una joven que se sentía cansada a diario al ir a trabajar

"Nunca lloré tanto", relata la joven de 33 años que padece leucemia y ha animado a los ciudadanos a estar pendiente de los síntomas que padecen y a acudir a las revisiones médicas
Diagnostican cáncer a una joven que se sentía cansada a diario al ir a trabajar, salud mental, depresión
photo_camera Diagnostican cáncer a una joven que se sentía cansada a diario al ir a trabajar

Según recoge Informativos Telecinco, Melissa McNaughton es una joven de 33 años a la que le diagnosticaron cáncer hace solo tres años. La británica que se ha hecho conocida en redes sociales por contar día a día cómo afronta estos meses de enfermedad ha querido conceder una entrevista al medio de comunicación 'Daily Record'. En la charla con el periódico británico, la joven de 33 años ha querido lanzar un mensaje de optimismo y fuerza a todas aquellas personas que se encuentren enfermas o que le hayan diagnosticado un cáncer en los últimos meses.

El cansancio, el primer síntoma de Melissa McNaughton

Los primeros síntomas que tuvo Melissa McNaughton aparecieron hace tres años. La joven que es dueña de un salón de belleza comenzó a sentirse muy cansada durante semanas y con faltas de fuerza. Según pasaban los días, este cansancio no desaparecía y se acrecentaba. "Me sentía cansada, pero aparte de eso, nada. He tenido bastante mala salud la mayor parte de mi vida adulta, así que entro y salgo de los médicos varias veces al año. Simplemente atribuí el cansancio a trabajar demasiado mientras llevo mi propio negocio", comenta la británica en su entrevista con el medio de comunicación.

Por eso, Melissa McNaughton decidió acudir a la consulta de su médico de cabecera para que le realizasen un chequeo médico y dar con el porqué de este cansancio. Tras recibir los análisis de sangre que le hicieron a la británica, el médico comprobó que sus niveles de hierro no eran los más adecuados. Nada más ver estos resultados, el profesional médico decidió derivarla al especialista.

El diagnóstico

Nada más llegar al centro sanitario, Melissa McNaughton quedó completamente en shock: "Llegué al hospital, me dirigí al segundo piso y crucé las puertas. Estaba rodeada de carteles que trataban sobre el cáncer y los efectos de la quimioterapia, grupos de apoyo, donaciones de sangre y fabricantes de pelucas".

"No tenía ni idea de lo que estaba pasando. Me senté y una de las enfermeras se me acercó y me dijo: ‘¿Estás aquí para la quimioterapia hoy?’ Dije: ‘No tengo idea de por qué estoy aquí’. Luego corrí al baño y tuve un ataque de pánico", revela la británica de 33 años.

Fue nada más entrar a la consulta del médico cuando el profesional sanitario le reveló su diagnóstico: Melissa McNaughton padecía leucemia. "Sentada en la consulta con mi madre, mi padre y mi marido, estaba en mi propio pequeño mundo. Escuché algunas palabras y pude ver que la boca del médico se movía. Solo escuché las palabras ‘cáncer’ y ‘leucemia’", confiesa la británica.

Tras escuchar el diagnóstico médico, Melissa McNaughton fue incapaz de salir de su estado de shock. Poco a poco, la joven comenzó a entender qué estaba pasando. "Un millón de preguntas pasaban por mi cabeza: ‘¿Qué me va a pasar? ¿Cómo será mi vida? ¿Me voy a morir? ¿Cuánto tiempo voy a vivir? ¿Puedo tener hijos?’. Es tan extraño, todas estas cosas pasan por tu cabeza en las que nunca habías pensado antes. Estaba mirando a mi madre y a mi padre y ellos estaban haciendo preguntas. Mi marido también estaba aturdido. No fue agradable ver el miedo en sus ojos", apunta en la charla con 'Daily Record'.

¿Cómo ha afrontado su tratamiento?

Unas semanas después de su diagnóstico, Melissa McNaughton comenzó el tratamiento para tratar su cáncer. Ella misma confiesa que las primeras semanas fueron días ya que el ver que no tenía las mismas fuerzas y notarse cada vez más débil, no le motivaba en absoluto. "Nunca lloré tanto y perdí tanto peso. Estaba tan débil que apenas podía usar un cuchillo y un tenedor. Traté de seguir con el trabajo, pero era demasiado. Tuve que reducir mis horas. Realmente me deprimió", revela la paciente.

Sin embargo, Melissa McNaughton no tardó en recuperarse emocionalmente y decidió armarse de fuerza para continuar con su tratamiento oncológico. "Mi guerrera interior no iba a dejar que me hundiera por mucho tiempo. Avancé rápido hasta hoy y he tenido mi ‘cánceraniversario’ del cuarto año viviendo con cáncer”, declara con sentido del humor hacer referencia al cuarto año que pasa tras su diagnóstico.

Anima a pasar las revisiones médicas

Ella misma no ha querido romantizar ni edulcorar su enfermedad. Por eso, Melissa McNaughton también ha querido msotrar que no todos lso días son fáciles y que, en muchas ocasiones, ella también lo pasa mal y se siente sin fuerzas:  “Cada día sigue siendo una lucha y algunos días son peores que otros Pero estoy llegando a la meta”.

“El cáncer tendrá que acostumbrarse a vivir conmigo porque de ninguna manera voy a dejar que me venza. Todavía estoy sonriendo y no voy a parar”, sentencia la joven británica de 33 años.

Melissa McNaughton ha querido utilizar esta entrevista con el medio de comunicación británico para hacer ver a todas las personas que deben estar atentas de los síntomas que sienten. Ella ha hecho hincapié en que la primera señal que notó fue el cansancio que sufría durante días. Por esta razón, la joven de 33 años ha animado a todos aquellos que empiecen a notar síntomas inusuales en su cuerpo a que acudan a la consulta de su médico de cabecera y ha recordado que siempre se deben pasar las revisiones médicas para atajar con la enfermedad lo antes posible.

Comentarios