Pide justicia por la muerte de su madre accidentada con una sierra mecánica olvidada

Pide justicia por la muerte de su madre accidentada con una sierra mecánica olvidada
photo_camera Pide justicia por la muerte de su madre accidentada con una sierra mecánica olvidada

Según recoge Informativos Telecinco, Mary Riley, de 70 años contrató la ayuda de unos obreros para reformar su piso. En un descuido, tropezó y se dio de bruces con una sierra eléctrica que los trabajadores dejaron encendida. Riley necesitó 50 puntos de sutura en la cabeza y 11 en su rodilla derecha. Además perdió un ojo y la sierra le perforó un tímpano. Después de interponer una denuncia contra los obreros, la hija de Riley sigue luchando por conseguir que los culpables paguen por ello.

Mary Riley ya sufría de cáncer de pulmón terminal cuando ocurrió el accidente. Desafortunadamente tropezó y cayó sobre una sierra mecánica que unos obreros dejaron  boca arriba en su casa, donde se encontraban haciendo una reforma.

La abuela perdió su ojo y tímpano derecho, el cual fue completamente perforado por la sierra. Además necesitó 50 puntos de sutura en su cabeza y 11 en su rodilla derecha.

abuela

Según informa The Sun, Riley murió nueve meses después. Sus heridas no acabaron de curarse nunca del todo y el cáncer que sufría solo empeoró la situación, acabando con su vida a los 70 años.

Ahora, su angustiada hija, Charlotte Farndale, de 47 años, está luchando por conseguir que los responsables paguen por ello. "Ni siquiera podía mirar la cara de mi madre porque estaba a la mitad. Tenía miedo de mirar a mi madre”, asegura la hija de Mary Riley.

Keepmoat Regeneration, la empresa a la que pertenecen los trabajadores, han ofrecido 11.100 euros de indemnización, cantidad que Farndale ha rechazado por completo.

En su lucha por conseguir que dichos trabajadores paguen por su imprudencia, Farndale argumenta que los obreros ni siquiera ayudaron a su madre cuando sufrió el accidente. "Los trabajadores trajeron lo que necesitaban en el apartamento de mi madre y dejaron la sierra eléctrica conectada al exterior del baño, con la cuchilla hacia arriba”, informa la hija de la fallecida. "No ayudaron, solo se quedaron allí de pie, conmocionados”, agrega.

Según asegura Farndale, antes de morir su madre le dijo que "no dejara que los contratistas se salgan con la suya".

Los trabajadores de Keepmoat Regeneration fueron contratados para readaptar la puerta principal de la casa de Riley en Steedman House, Newcastle, Reino Unido.

Comentarios