domingo 31.05.2020

Los cinco pescados que deberías evitar pedir en un restaurante si no quieres susto

Pese a que el pescado suele ser un alimento recomendable desde el punto de vista de la salud, hay algunas variedades de las que deberíamos huir
Los cinco pescados que deberías evitar pedir en un restaurante si no quieres susto
Los cinco pescados que deberías evitar pedir en un restaurante si no quieres susto

Un artículo de Roberto Méndez publicado en El Español

Las generalizaciones no son buenas

Aunque comer pescado es uno de los hábitos mas saludables, y también más infravalorados que existen, la realidad es que las generalizaciones nunca son la mejor opción, ni siquiera en alimentos beneficiosos como es el caso. Como ya adelantamos en EL ESPAÑOL, según las nuevas guías de la AECOSAN, algunos pescados son más beneficiosos que otros dependiendo de la edad, el estado de salud, o el embarazo por ejemplo.

Pero, además de la típica presencia del mercurio en las diferentes especies de pescado o marisco, también hay que tener en cuenta el lugar donde son criadas, a qué sustancias pueden estar expuestas, e incluso si se trata de una crianza industrializada y artificial como sucede con la tilapia o la panga

Atún de aleta amarilla

El atún de aleta amarilla suele capturarse cerca de los lugares más industrializados de América del Norte y Europa, y ello implica que puede transportar hasta 36 veces más contaminantes que el atún capturado en otros lugares más remotos, según indica un trabajo llevado a cabo por el Instituto de Oceanografía Scripps de la Universidad de California en San Diego. Dichos contaminantes incluirían pesticidas y bifenilos policlorados o PCB.

Por ello, en lugar de pedir este tipo de atún sería más recomendable pedir atún blanco, el cual contiene niveles más bajos de contaminantes. Si se quiere optar por el atún de aleta amarilla, por la razón que sea, lo adecuado sería asegurarse de que procede de algún lugar del Océano Pacífico Occidental, y no del noreste del Océano Pacífico o del noreste del Océano Atlántico.

Bagre vietnamita

El Bagre Vietnamita o Pangasius es un pescado blanco de bajo precio que está empezando a hacerse popular en el menú de diversos restaurantes estadounidenses. Sin embargo, su económico precio se basa en una producción exagerada de desechos contaminantes que acaban arrojados a aguas locales, y además suelen ser tratados con un exceso de antibióticos.

Asimismo, un estudio publicado en el Journal of Food Science & Agriculture detectó que entre el 70% y el 80% de esta especie de pescado asiático estaba contaminado por vibriobacterias, causantes de la mayoría de los casos de intoxicación por consumo de pescado o marisco.

Para finalizar, cabe destacar que este pescado a menudo es etiquetado como lenguado o mero en los menús, cuando en realidad es bagre vietnamita, por lo que los comensales acaban siendo engañados.

Pargo

El pargo rojo es uno de los protagonistas de la mayoría de los fraudes en cuanto a sushi se refiere: hasta el 74% de los restaurantes de sushi, y hasta el 38% de los restaurantes tradicionales etiquetan mal sus pescados y mariscos, y el pargo rojo es el primero de la lista, según los estudios al respecto. Asimismo, la sobrepesca ha provocado que la población de pargo rojo del Golfo Pérsico haya caído exponencialmente en los últimos años.

Tilapia

Para finalizar, está la tilapia, de la cual hablamos recientemente en EL ESPAÑOL. No son pocos los individuos que buscan en la tilapia una fuente de ácidos grasos omega-3, pero la realidad es que no es la mejor opción para dicha búsqueda, dado que es un pescado con una cantidad escueta de este nutriente, y destaca más por su contenido de ácidos grasos omega-6.

A diferencia de los ácidos grasos omega-3, que se han relacionado con una protección frente a las enfermedades cardiovasculares, los ácidos grasos omega-6 podrían aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares según algunos trabajos. Sin embargo, por el momento, queda mucho que investigar al respecto, como defiende la Clínica Mayo en sus recomendaciones.

Por el momento, dados los conocimientos actuales, sería más recomendable elegir otros pescados como el salmón, que sí es rico en ácidos grasos omega-3.

Panga

La panga es otro de los pescados que, desde el punto de vista nutricional, no aporta prácticamente nada a nuestra dieta. Tal y como ya explicamos en EL ESPAÑOL, este alimento tiene el 50% menos de proteínas y hasta un 80% menos de ácidos grasos poliinsaturados que un pescado azul. La panga, además, es un pescado que suele criarse en granjas de acuicultura en Asia, en el río Mekong, donde los índices de contaminación son altísimos. Por esta razón, la cadena de supermercados Carrefour decidió dejar de venderlo en 2017.

Más información en vídeos 
Comentarios