miércoles 26/1/22

Perra de Satán: 'Mi generación ve lo de Cifuentes y se siente gilipollas, nos han engañado'

"Decir 'coño' hoy es un símbolo; mi abuela decía 'ahí abajo'" / "Soy morbosa por culpa de la religión: adoro los pies de los hombres y es por Jesucristo" / "No me molesta la palabra 'gorda' ni hay que reivindicarla, sí quitarle los prejuicios"

Perra de Satán: 'Mi generación ve lo de Cifuentes y se siente gilipollas, nos han engañado' - EL ESPAÑOL
Perra de Satán: 'Mi generación ve lo de Cifuentes y se siente gilipollas, nos han engañado' - EL ESPAÑOL

Según informa Lorena G. Maldonado en EL ESPAÑOLSi uno habla con Perra de Satán -Beatriz Cepeda para los amigos- entiende eso que escribíJosé Luis AlviteEres un personaje, nena, y los personajes no se merecen un reproche, sino una crítica literaria. Es una mujer arrolladora, de verborrea y transparencia imparable, que deja huellas de personalidad aquí en la tierra como en el texto; una filóloga conectada lo mismo a Tinder que a Azcona con el cordón umbilical del entusiasmo. Arrastra esa verdad -esa salubre incorrección política- de los que aman la palabra en cada morfema: no le teme al lenguaje porque sabe que lo único perverso es el mundo, no su vocabulario. En Es un escándalo (Ediciones Versátil), su segunda novela, vuelve a demostrar, como Frida Kahlo, que es profundamente quien es.

“Perra de Satán”, el nombre, la identidad, tiene diez años. Pero es como en los perros, que tienes que contar 7 por cada año vivido… es muy vieja ya. Me bauticé así cuando Fotolog, y de alguna manera tienes razón, es una declaración de intenciones. Soy zamorana, tengo 31 años y me educaron en unos valores religiosos muy fuertes. Estuve 13 años con monjas. Viví un contexto social muy estricto, con unas normas muy claras que no me convencían y cada vez me hacían más daño porque no me dejaban ser quien era.

Crear “Perra de Satán” fue como una salida del armario, me permitió expresar cosas que había reprimido muchos años. Me dices que en el libro hablo de por qué no existe una virgen de la excreción, y si me da miedo que me pase como a Willy Toledo. Bueno, es que hay vírgenes de cosas muy íntimas. Hay virgen de la leche porque Jesucristo se alimentaba de leche materna, pero ¿por qué no hay una virgen de la caca, si aquí defecamos todos? Yo no escribo sobre esto con ninguna intención de ofender, sólo trato todos los temas con naturalidad. Me gusta hacer reflexionar ahora que puedo hablar de ello, porque en mi adolescencia en Zamora se me echaban encima.

Es mi creencia personal y mi propia lucha: creo que las religiones está bien hasta que pasan cierta línea. Hasta que empiezan a aprovechares de la gente a niveles económicos y psicológicos. Cuando empiezan a manipularte y a decirte lo que puedes y no hacer… me parece peligroso. Yo lo he sufrido de verdad, y me hacía daño: ¡por eso me sentía satánica…! Pero parto de la base de que yo no tengo la verdad absoluta, no soy ningún mesías, y enmiendo que haya gente que no piense como yo. En un momento de mi adolescencia me liberé de todo eso, fue como cuando los Reyes Magos dejan de existir para ti.

Sigue leyendo este reportaje completo en EL ESPAÑOL

Comentarios