Martes 11.12.2018

La 'pequeña Nicolasa' de Orense: estafa 60.000 euros aparentando ser amiga de políticos

- Se hacía fotos con Mariano Rajoy o con Alberto Núñez Feijóo y después las utilizaba para ofrecer puestos públicos en Orense. Consiguió, al menos, estafar 60.000 euros.

- Cuentan fuentes locales a EL ESPAÑOL que algunos estafados pusieron todos sus ahorros. Otros pidieron un crédito. La mujer fue detenida esta semana.

La pequeña Nicolasa de Orense: estafa 60.000 euros aparentando ser amiga de políticos - EL ESPAÑOL
La 'pequeña Nicolasa' de Orense: estafa 60.000 euros aparentando ser amiga de políticos - EL ESPAÑOL

Un reportaje de Brais Cedeira publicado en EL ESPAÑOL

Antes se la encontraban en los mítines. Ahora la veían con coches caros por Ourense. En un futuro próximo, quizás acabe en la cárcel. Uno de esos encuentros en los que Mónica Álvarez, 44 años, natural de Suiza, no solía fallar se produce cada mes de septiembre en el Castillo de Soutomaior, en la provincia de Pontevedra. Cada año, al inicio del curso político, Mariano Rajoy convocaba a la plana mayor del Partido Popular a unas jornadas de reflexión y asueto, como el equipo que se concentra antes de empezar la liga. Todos los grandes nombres del partido en una misma finca, accesibles y cercanos a cualquiera. 

En un escenario compuesto por una enorme fortaleza de piedra gris, típica del medievo gallego, con sus múltiples y elevadas almenas, se produce la  mayor reunión de miembros del PP de toda España y de toda Galicia en un mismo fin de semana. Un lugar habitualmente destinado a la celebración de bodas, bautizos y comuniones se convierte en el concilio pepero por excelencia. Mónica sabía que allí estaba la mejor oportunidad para su particular negocio.

Mónica fue detenida esta misma semana. Según ha podido saber EL ESPAÑOL a través de fuentes del partido a nivel local, a la mujer se la investiga comopresunta autora de un delito de estafa continuado. La suya era la táctica del alarde: iba paseándose altiva por la ciudad de Ourense comentándole a éste y a aquél que, si lo deseaban podía conseguirles un puesto de trabajo en algún hueco que hubiera en la administración. A cambio, claro, de una buena y jugosa suma de dinero fresco.

Hay por lo menos 18 víctimas afectadas. Solo 13 han presentado una denuncia. Por lo menos, los investigadores de la Policía Nacional creen que llegó a obtener al menos 60.000 euros en más de cinco años. Los concejales del PP en la ciudad, aseguran a este periódico, creen que hay más gente afectada de la que ha denunciado: “Más. Muchos más. Lo que pasa que muchos no van a andar contándolo por ahí. Tienen miedo de decir que les estaban ofreciendo un puesto público a cambio de dinero”. 

La táctica de Mónica era relativamente sencilla. Pero para darle credibilidad necesitaba las fotografías con los líderes del PP. Con los grandes barones a nivel gallego y nacional. La estratagema era idéntica a la de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el pequeño Nicolás, pero a escala ourensana. 

El ya célebre jovenzuelo que sembró el caos en los altos círculos de los empresarios y de la política madrileña comparte con esta mujer la querencia por la fabulación y por las fotografías con los políticos más importantes para luego utilizarlas en su favor. Para convertirlas en una estampa que exhibir como carnaza en el anzuelo para las caballas. Muchos picaron en las redes de Mónica, la pequeña ‘Nicolasa’ gallega.

El talismán del castilllo de Soutomaior

Rajoy en su intervención en el inicio del curso político del PP en años anteriores.Rajoy en su intervención en el inicio del curso político del PP en años anteriores. EFE

Era llegar la apertura del curso político y Mónica echaba mano al coche, recorría los 100 kilómetros que separan Ourense de esta suerte de enclave feudal y se plantaba allí, en medio de una fortaleza repleta de dirigentes del Partido Popular. Tras los discursos, entre las copas y los catterings, a la hora del autógrafo y del apretón de manos, comenzaba su particular vendimia: una auténtica recolecta de selfies con las estrellas políticas de la comunidad: Rajoy, Feijóo, Ana Pastor, Soraya, Manuel Baltar… No había uno que escapase a su abrazo. 

Esas fotos le resultaban después de enorme utilidad en sus intereses. De vuelta en Ourense, con estas instantáneas se vendía a los interesados que buscaba como la mano derecha de distintos altos cargos del partido como el presidente de la diputación, Manuel Baltar Blanco. Eran la coartada para revestirse de credibilidad. 

La estrafalaria situación, prolongada por un largo período de años, era conocida por muchos en el seno del PP en la provincia de Ourense, aunque no se le otorgaba mayor importancia a los cuentos que se escuchaban por las calles. Historias de una mujer chata y rubia, con labia, generosa y desprendida en las barras de los bares – no perdía ocasión de derrochar su presunta generosidad para con otros clientes-. 

Pero a Mónica Álvarez hacía tiempo que algunos la habían calado, y la habían calado bien. Cuenta un hostelero local a EL ESPAÑOL (quien prefiere mantenerse en el anonimato) cómo hace tres años supo de los turbios chanchullos de esta señora. “En cuanto lo supe, en cuanto me enteré, la eché de nuestro negocio. Lo que estaba haciendo no se podía consentir”. 

Sigue leyendo este reportaje completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios