martes 12.11.2019

Once alimentos ricos en grasa que deberías tomar más a menudo por el bien de tu salud

Aunque la grasa y el colesterol altos en sangre pueden llegar a suponer un problema de salud, no todos los alimentos ricos en este macronutriente son perjudiciales. De hecho, es recomendable ingerir habitualmente grasas saludables

Once alimentos ricos en grasa que deberías tomar más a menudo por el bien de tu salud
Once alimentos ricos en grasa que deberías tomar más a menudo por el bien de tu salud

Un información de Roberto Méndez publicada en El Español

El drama de la 'grasofobia'

Durante años, los alimentos ricos en grasa han sido culpados injustamente de la epidemia de obesidad que asola a la sociedad del mundo occidental actualmente. Sin embargo, se sabe que algunas dietas ricas en grasa, como es el caso de la dieta cetogénica, pueden tener diversos beneficios para salud, entre ellos, la pérdida de peso.

Por ello, es importante centrarse en los alimentos en general, y no en uno de sus componentes en particular. Un alimento rico en grasas saludables (grasas mono y poliinsaturadas) siempre será mejor que un alimento bajo en grasa, pero rico en hidratos de carbono procesados, por ejemplo. He aquí algunos de estos alimentos que, a pesar de ser ricos en grasa, son interesantes nutricionalmente hablando dentro de casi cualquier dieta.

Aguacate

El aguacate es una fruta que ha cobrado gran protagonismo durante los últimos años. Se trata de un producto repleto de grasa monoinsaturada, y por tanto saludable para el corazón. Además, diversos trabajos sostienen que lejos de engordar, el aguacate puede ayudar a adelgazar a largo plazo, dado su potencial saciante.

Así mismo, el aguacate es bajo en sodio y rico en potasio, pudiendo colaborar así en un mejor control de la presión arterial. Contiene, además, vitaminas del grupo B, vitamina E y vitamina K.

Huevos

El huevo ha pasado en pocos años de ser un villano a un aliado nutricional. A pesar de ser rico en grasa y colesterol, actualmente se sabe que no aumenta los niveles de colesterol sanguíneo. Además, está lleno de micronutrientes, como los carotenoides, junto a su elevado contenido proteico y grasas saludables.

Cabe destacar su precio, convirtiéndolo en una fuente de proteínas de alto valor biológico a un precio muy asequible.

Yogur griego

Aunque muchos yogures actuales se vanaglorian de ser bajos en grasa y sin azúcares añadidos, la realidad es que un yogur común es similar al yogur griego: rico en grasa y con sabor más bien amargo que dulce.

Como sucede con el caso del queso, el yogur griego es rico en grasa, pero también en proteínas y calcio. Una vez más, se trata de grasas saludables interesantes en cualquier dieta (excepto en los individuos intolerantes a la lactosa).

Semillas de lino

Como sucede con el aguacate, las semillas en general también están cobrando gran protagonismo durante los últimos años, destacando entre ellas las semillas de lino. En este caso en particular, destaca su elevado contenido de fibra y ácidos grasos omega-3.

Si bien es cierto que este alimento contiene fitoestrógenos, los estudios más recientes sugieren que estos compuestos podrían ser factores protectores contra determinados tipos de cáncer, como el cáncer de mama.

Aceite de oliva

El gran protagonista de las grasas saludables en la zona del mar Mediterráneo es el aceite de oliva, un producto muy utilizado en la cocina española, y a la vez muy interesante para la salud cardiovascular.

Sus usos son diversos, y aunque sea 100% grasa, la mayoría de dichas grasas son mono y poliinsaturadas.

Chocolate negro

El chocolate negro, derivado del cacao, puede llegar a ser casi 100% grasa. Habitualmente no suele asociarse el término "chocolate" con "salud", pero el chocolate negro en particular sí lo es, siempre con moderación.

Su gran potencial depende de sus grasas saludables, aunque también contiene trazas de algunos micronutrientes y es una fuente de antioxidantes.

Olivas negras

Las aceitunas en general son alimentos ricos en grasa. Particularmente, las aceitunas negras, son hasta un 90% de grasas, pero se trata en su mayor parte de grasas insaturadas; como sucede con el aceite de oliva. Además, contienen cierto porcentaje de fibra, convirtiéndolas en un buen producto de atrezo para cualquier ensalada.

Mantequilla de cacahuete

El cacahuete no es realmente un fruto seco, sino una leguminosa o legumbre. Su mantequilla es rica en grasas saludables, como los mencionados frutos secos, aunque su origen sea distinto a los mismos.

Por ello, la mantequilla de cacahuete, a pesar de ser calóricamente densa, puede ser un alimento saludable a nivel cardiovascular. Además, este ejemplo puede aplicarse a otros frutos secos, como las nueces, almendras o avellanas. Pero siempre sin azúcares añadidos ni grasas artificiales, productos que empobrecerían el producto final.

Salmón

El salmón es un pescado muy interesante a nivel nutricional por su elevado contenido en ácidos grasos omega-3 EPA y DHA, los cuales han demostrado colaborar en la reducción de la inflamación y en el control de diversas enfermedades crónicas.

Por otro lado, como sucede con otros tipos de pescados, el salmón tiene una significativa cantidad de proteínas magras, haciendo de él un producto bastante completo.

Aceite de algas

De forma similar a lo que sucede con el aceite de oliva, el aceite de algas también es una grasa líquida muy interesante, con un elevado punto de ebullición. Tiene una elevada cantidad de grasa monoinsaturada, siendo el aceite con mayor porcentaje de grasa de este tipo; una sola cucharada equivale a 13 g de grasa monoinsaturada, similar a la cantidad que se encontraría en un aguacate entero.

Anacardos

Finalmente, los anacardos, como sucede con otros frutos secos, son una interesante combinación de grasas y proteínas de origen vegetal. Así mismo, los anacardos en particular también destacan por ser una fuente de magnesio, un factor colaborador en el correcto funcionamiento del corazón y el sistema óseo.

Más información en vídeos 
Comentarios