lunes 29/11/21

'Nos arrodillaron y nos obligaron a la felación': las cartas de las niñas violadas por otros menores

- EL ESPAÑOL accede a los manuscritos de dos de las tres chicas agredidas sexualmente por un grupo de adolescentes en la Noche de San Juan.

- "Les dijimos que nos íbamos, que mi madre me estaba llamando, pero aún así no nos dejaron, nos seguían cogiendo, empujándonos, siguiéndonos".

'Nos arrodillaron y nos obligaron a la felación': las cartas de las niñas violadas por otros menores - EL ESPAÑOL
'Nos arrodillaron y nos obligaron a la felación': las cartas de las niñas violadas por otros menores - EL ESPAÑOL

Según informa Marta Espartero en EL ESPAÑOL, era la primera vez. Julia, su hermana Irene y su amiga Paola (nombres ficticios para salvaguardar su identidad), de 17, 14 y 16 años respectivamente, salían a la playa, a la de su pueblo, Mazarrón, en Murcia, a disfrutar de la Noche de San Juan. Siempre mística, sugerente, con ese halo de de alegría que sudan los primeros instantes del verano entre las brasas de las hogueras. Nunca lo habían hecho antes. No eran chicas a las que les gustara ir a su aire: disfrutaban de la compañía de su familia y su círculo más cercano. Los de siempre. Para qué más.

Habían terminado las clases y delante de ellas sólo quedaba el lejano horizonte de septiembre. Las tres chicas habían convencido a sus padres para quedarse un rato más en la playa. Estarían solas, rozando la independencia de la adultez con los dedos. Un primer experimento: Paola, Julia e Irene habían pasado el inicio de esa noche del 23 de junio con los abuelos de las dos últimas, alrededor de una hoguera. No sería demasiado tiempo: sólo lo que tardaran en aparcar los padres de las hermanas. Era ya bien entrada la noche y los sitios libres escaseaban.

Una semana después, EL ESPAÑOL reconstruye lo sucedido en esa fatal playa de la Bahía, en el murciano Puerto de Mazarrón, gracias al testimonio manuscrito de dos de las niñas, al que ha tenido acceso este periódico. Los titulares no tardaron en saltar: dos menores violadas en Murcia en la Noche de San Juan por un grupo de niños, también menores, que las rodearon y las obligaron a practicarles sexo oral. Iban pidiendo turno. Al más puro estilo la Manada.

Una Noche de San Juan negra

No fueron las únicas. 2018 está siendo un año negro —ya van diez casos más de agresiones sexuales múltiples que en 2017 y nueve más que en 2016—, pero es que la pasada Noche de las fiestas de San Juan se convirtió en una pesadilla para, al menos, una decena de mujeres. Durante estas fiestas se produjeron agresiones sexuales —o intentos— en Gran CanariaMurciaGironaCádizMenorca y Lugo. En total, la Policía ha detenido a 11 varones, varios de ellos menores de edad.

Puerto de Mazarrón es un pequeño municipio a poco menos de una horaen coche de Murcia capital. Normalmente, viven más de 10.000 vecinos —según el INE—, pero en temporada estival su población se multiplica. Sus playas, largas, de arena rubia y aguas tranquilas y azules, salteadas con calitas y algún que otro acantilado, son el mejor reclamo para su economía. Los barcos se amontonan en el puerto deportivo, las casas de verano comienzan ahora a desperezarse, a sacudir el polvo acumulado y a preparase para recibir a los turistas. Ya sean habituales u ocasionales.

Pero, en el fondo, Puerto de Mazarrón es como un pueblo. Tiene alma de eso. De saludarse con quien te cruces, de comentar la vida con el vecino. De que se sepa quién, cómo y de dónde eres. En la mañana en la que la reportera se reúne con los padres de Julia e Irene, a cada decena de metros recorridos, la conversación se interrumpe con pequeños gestos o palabras para saludar a unos y otros.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Comentarios