lunes 06.04.2020

Una niña muere después de que el pediatra se negara a verla por llegar 10 minutos tarde

La madre asegura que su hija de cinco años “fue enviada a casa para morir”. La pequeña perdió la vida debido a un ataque severo de asma

Una niña muere después de que el pediatra se negara a verla por llegar 10 minutos tarde
Una niña muere después de que el pediatra se negara a verla por llegar 10 minutos tarde

Según recoge Informativos Telecinco, Ellie-May Clark, de cinco años, sufrió un ataque de asma cinco horas después de que su pediatra,  la Doctora Joanne Rowe, se negara a verla, ya que llegó junto a su madre 10 minutos tarde a la consulta. Ahora, una jueza ha dictaminado que la pequeña murió por causas que se podían haber evitado. La Doctora Rowe ha admitido su culpa y ha lamentado la muerte de la pequeña durante el juicio.

Shanice Clark asegura que su hija de cinco años “fue enviada a casa para morir”. La pequeña perdió la vida debido a un ataque severo de asma que se produjo tan solo cinco horas después de su pediatra, la Doctora Joanne Rowe se negara a verla en su consulta porque llegaba 10 minutos tarde, según informa DailyMail.

Clark, madre de otro bebé de ocho semanas, ha asegurado ante la jueza que no pudo llegar antes a la cita con la pediatra porque necesitaba cuidar de su otro hijo, y que incluso llegó a informar a la recepcionista de la clínica en Newport, Reino Unido, de su demora, pero que ni de esa forma aceptaron que la doctora viera a la pequeña. "Le dije a la recepcionista que iba a llegar tarde, que tenía que buscar a alguien para cuidar a mi bebé”, asegura Clark.

Finalmente, la jueza del caso, ha  dictaminado que “Ellie-May Clark murió por causas naturales en las que se omitió la oportunidad de proporcionar un tratamiento potencialmente salvavidas”.

“Negligencia obvia”

La investigación iniciada por la muerte de la pequeña ha llevado a comprobar los registros médicos de la menor en el ordenador de la pediatra,los cuales han constatado que esta corría peligro de sufrir un ataque de asma potencialmente mortal, así como de que la menor ya había estado ingresada en varias ocasiones, según detalla la investigación.

El abogado de Clark, Justin Chisnall, asegura que “el caso de Ellie-May era un ejemplo de negligencia obvia". "Fue un caso claro de descuido”, agrega.

Según asegura Clark, su hija no entendió por qué su doctora no quiso atenderla y comenzó a llorar desconsoladamente horas antes de fallecer.

Disculpas

La Doctora Rowe ha admitido en el juicio que su conducta “no fue aceptable” y que debió haberse molestado en consultar los registros de la menor antes de enviarla a casa. Del mismo modo ha querido trasmitir sus disculpas por lo sucedido a través de su abogado, según informa el medio local.

El Consejo General de Médicos ha abierto un expediente a Rowe, quien lleva en la profesión 22 años y quien admitió que hubiera tomado una decisión diferente si hubiera visto que la niña sufría un ataque de asma.

Por su parte,  Ann Jones, recepcionista de la clínica ha declarado que “no cuestionó la decisión” de la pediatra ya que ella solo es “una recepcionista”, pero segura que “lamentó profundamente” haberle negado la entrada a Shanice y a su hija aquel día.

Más información en vídeos 
Comentarios