lunes 16.09.2019

La muerte violenta de Paz: múltiples fracturas craneales y lesiones en el cuello

Fernández, de 43 años fue golpeada por un objeto contundente y sin punta, según la autopsia. Su cadáver se encontró sumergido en el embalse de Arbón. Los investigadores ya tienen un sospechoso

La muerte violenta de Paz: múltiples fracturas craneales y lesiones en el cuello - EL ESPAÑOL
La muerte violenta de Paz: múltiples fracturas craneales y lesiones en el cuello - EL ESPAÑOL

Según informa David López Frías en EL ESPAÑOL, a Paz la mataron a golpes en la cabeza. Murió a causa de numerosas contusiones craneales que le provocaron varias fracturas mortales. El cuerpo también registraba diversas lesiones en el cuello. Estos daños pudieron ser provocados por un objeto contundente y sin punta. Son los resultados de la autopsia practicada al cadáver de Paz Fernández Borrego, la gijonesa de 43 años desaparecida el pasado 13 de febrero y cuyo cuerpo sin vida fue hallado ayer.

El estudio forense practicado en el Instituto de Medicina Legal de Oviedoha determinado que Paz Fernández sufrió una muerte violenta al ser golpeada en numerosas ocasiones en la cabeza por un objeto romo, a tenor del tipo de lesiones que le ha han identificado. Este análisis, no obstante, ha resultado complicado porque han pasado tres semanas desde su desaparición. Su cadáver se hallaba en avanzado estado de descomposición, a causa de la cantidad de días que el cadáver de la mujer pasó sumergido en el agua del embalse de Arbón, la presa del municipio de Villayón donde fue localizado su cuerpo sin vida por un piragüista.

Ya hay un sospechoso

La Guardia Civil ha acordonado la zona que, curiosamente ya fue rastreada sin resultados durante la jornada del lunes. Fuentes de la investigación aseguran que ya tienen a un varón como principal sospechoso, aunque aún no se han practicado detenciones. Por el momento estudian los últimos movimientos del teléfono móvil de Paz, cuyas últimas señales se registraron en una zona montañosa de la localidad de Busmargalí, a unos 8 kilómetros de Navia y a 15 kilómetros de donde se encontró el coche... pero muy cerca del embalse donde se ha encontrado su cuerpo.  

La familia y el entorno de Paz sabían que esta gijonesa no se había ido por su propia voluntad. “Nunca hubiese abandonado a su perro, que se lo encontraron vagando por Navia. Tampoco se hubiera marchado sin decirle nada a su hija de 6 años” explicaba una amiga íntima.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios