Muere una joven de 24 años ebria tras caer de la azotea de un edificio durante una fiesta

Los agentes de policía creen que la mujer perdió el equilibrio pero hay 3 versiones distintas
accidente, ambulancia, coche, tráfico, noche,
photo_camera Muere una joven de 24 años ebria tras caer de la azotea de un edificio durante una fiesta

Según recoge Informativos Telecinco, una joven de 24 años ha muerto al caer desde la azotea de un edificio en la ciudad de Nueva York al intentar cruzar al bloque de al lado en presunto estado de ebriedad durante una fiesta.

La policía sospecha que Cameron Perrelli perdió el equilibrio y se precipitó al vacío desde lo más alto del edificio en el que estaba teniendo lugar la celebración. Pese a que una fuerte caída desde varias decenas de metros de altura es la causa evidente de la muerte, los investigadores todavía tratan de esclarecer los motivos por los que Perrellli acabó precipitándose al vacío. 

Tres versiones diferentes explican la caída de Cameron Perrelli 

En declaraciones a New York Daily News, el tío de la fallecida aseguró haber recibido tres versiones distintas que explicarían las razones por las que su sobrina acabó cayendo desde la planta en la que tuvo lugar la fiesta. 

La primera versión recibida apunta a que Perrelli trataba de cruzar al edificio de al lado cuando un paso en falso le acabó costando la trágica caída. Una segunda versión señala que la joven podría haber intentado caminar sobre un conducto de ventilación situado en la azotea pero que acabó perdiendo el equilibrio y precipitándose al vacío. Por último, el tercero de los testimonios apuntan a que Cameron Perrelli simplemente se resbaló desde el borde de la terraza de la azotea. 

Louis Perrelli, el padre de la joven, asegura que no era propio de su hija tomar riesgos innecesarios. "Ella era responsable, jamás se le hubiera ocurrido hacer algo así"- se lamentaba. 

Fiestas nocturnas que superan el aforo permitido en Nueva York

Desde hace varias semanas, las autoridades neoyorkinas han estado alertando de un incremento en el número de fiestas ilegales. Estas concentraciones no permitidas, que superan además los límites de aforo, se han saldado con numerosos incidentes similares en los que los jóvenes han intentado saltar entre los edificios. 

Tras el trágico suceso, ya se ha planteado un endurecimiento de las medidas de control de aforos y fiestas ilegales en la zona. El alcohol, la imprudencia y un aforo excesivo, le acabaron costando la vida a esta joven que, según informan las autoridades locales, no es la primera que muere en condiciones similares.

Comentarios