sábado 11.07.2020

El horror del menú del día: esto es lo que debes cambiar si no quieres dañar tu salud

Los restaurantes mejoran cada vez más sus propuestas, pero quedan muchas cosas por cambiar, según los especialistas
El horror del menú del día: esto es lo que debes cambiar si no quieres dañar tu salud
El horror del menú del día: esto es lo que debes cambiar si no quieres dañar tu salud

Según informa Beatriz G. Portalatín en El Español, existe en Madrid algo así como una ley no escrita sobre "el menú del día": los lunes, lentejas; los jueves, paella (también en más ciudades de España). Puede que las viejas costumbres estén cambiando, aunque siempre quedarán nostálgicos que se resistan. Es cierto que ahora en el menú del día de bares y restaurantes hay más oferta, más variedad y menos fritos que antes, sobre todo en los nuevos locales o en aquellos que apuestan por opciones más naturales. Pero ¿es saludable el menú que ofrecen cada día los restaurantes españoles?

No hablamos de grandes restaurantes ni mucho menos de locales con estrellas Michelín, sino de aquellos que habitualmente ofrecen para comer a diario y de menú. Ya saben: un primer plato, un segundo, bebida, café y/o postre. No queda otra. Comer fuera de casa entre diario es para muchos una obligación que deben asumir por cuestiones laborales o académicas. Y no sólo en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona.

Los datos de la última encuesta sobre hábitos de vida y autopercepción de peso realizada por la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO- SEO) presentada este mismo mes de enero, sostiene que el 77% de la población española realiza ya diariamente alguna de las tres comidas habituales fuera de casa, siendo la más frecuente el desayuno, que en un 90% de los casos se hace en restaurante o bar.

Sin embargo, es importante resaltar que, en cuestión de salud, no es lo mismo comer en un restaurante el fin de semana o un día entre semana por motivos que comer cada día de menú del día. En el primer caso, se podrá elegir en base a lo atractivo, lo novedoso o lo culinario propiamente dicho, pero en el segundo debe primar, por encima de todo, lo saludable. Y este pensamiento es precisamente una de las cosas más importantes que tanto consumidores como restauradores deben cambiar.

"Es importante cambiar eso de 'ya que voy de restaurante, voy a comer algo diferente'. Esto está bien cuando vamos a comer de forma excepcional, como un día especial o una celebración, pero no cuando estamos hablando de algo diario, es decir, no cuando hablamos de comer de menú del día fuera de casa de forma regular y continuada", asegura a EL ESPAÑOL Mònica Bulló, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Obesidad (SEO-SEEDO).

El restaurador puede pensar que debe ofrecer algo atractivo y diferente para que los clientes vayan a su restaurante y no al de enfrente, pero esto no debe ser así cuando hablamos de menú del día: "El restaurador tiene que entender que para la gente que come cada día fuera de casa los menús con alimentos y elaboraciones saludables son la prioridad. Es cierto que la oferta de los restaurantes está cambiando, cada vez se intenta comer mejor de menú del día, pero aún queda mucho por hacer en muchos restaurantes, sobre todo aquellos que aún usan frituras, es ahí donde más hay que incidir".

Otro de los pensamientos que, según esta profesional, hay que cambiar es que comer sano no es más caro. Comer sano es apto para todos los bolsillos. Y con el objetivo de ofrecer menús más saludables, en diciembre de 2018, la SEO-SEEDO estableció una colaboración con la Asociación de cocineros y reposteros de Madrid (ACYRE) y con Serunion y una de las acciones fue la publicación del 'Decálogo de Gastronomía Saludable'. En éste se recogen 10 directrices para que los menús de los restaurantes
sean mucho más saludable.

"La gente en la calle nos dice: 'Me paso el día trabajando y como cada día fuera de casa' y comer fuera de casa está en contra de cualquier alimentación saludable y equilibrada'. Es una percepción bastante generalizada. Por ello, desde el programa
Prevención de la obesidad, aligera tu vida pusimos en marcha acciones para ver cómo podíamos contribuir a mejorar la calidad de los menúsque ofrecen los restaurantes. Y aún seguimos trabajando en ello. Las cosas están mejorando pero queda todavía mucho por hacer", afirma.

Fritos, aceites, postres...

Echemos por un momento un vistazo a los restaurantes más conocidos de nuestra ciudad, barrio, o lugar de trabajo donde ofrezcan menú del día: ¿Qué variedad hay? ¿Cómo cocinan, es decir, cuáles son las cocciones que utilizan? ¿Qué ofrecen para beber? ¿Y de postre? Pueden parecer simples cuestiones pero lo cierto es que la respuesta a estas cuatro preguntas son claves para nuestra salud.

Sigue leyendo este artículo completo en El Español

Más información en vídeos 
Comentarios