domingo 23.02.2020

María, la psicóloga que no llevó a sus hijas al cole por temor a la sociedad: las acabó matando

La mujer de 38 años, que también era maestra, arrastraba una depresión por problemas conyugales. Apenas salía de casa y asesinó a sus hijas la víspera del cumpleaños de la mayor
María, la psicóloga que no llevó a sus hijas al cole por temor a la sociedad: las acabó matando - EL ESPAÑOL
María, la psicóloga que no llevó a sus hijas al cole por temor a la sociedad: las acabó matando - EL ESPAÑOL

Según informa David López Frías en El Español, María Hernando era una especie de fantasma. Ni sus vecinos más próximos la conocían. El más afortunado la había visto dos o tres veces en los 5 años que llevaba viviendo en Salitja, un pequeño pueblo que pertenece a Vilobí d’Onyar (Girona). María no tenía redes sociales, no había fotos suyas, no se relacionaba con sus conciudadanos. Apenas salía de casa. Una actitud ermitaña que extendió a la educación de M. y J., sus dos hijas de 5 y 6 años. María, maestra y psicóloga licenciada, optó por no escolarizarlas. Les daba clase en su casa. Las educaba en su casa. También las mató en su casa.

Sucedió el viernes 13 de diciembre. Como cada mediodía, su marido Josep Juanola recorría los 15 kilómetros que separaban el concesionario Mercedes de Girona en el que trabajaba, de su casa, ubicada en Salitja. Allí le esperaban cada día su esposa María y sus dos hijas pequeñas con la mesa puesta. La mayor iba a celebrar su cumpleaños al día siguiente. No imaginaba Josep encontrar el dantesco escenario que le sorprendió el viernes. Sólo quedaba vivo el perro. Sus hijas habían sido brutalmente asesinadas a golpes de azada.

De María no había ni rastro. La mujer, de 38 años, no estaba en el domicilio ni contestaba a las llamadas desesperadas de su marido. La encontraron poco después en el asfalto de la autopista A-7, agonizante. Se había lanzado por un puente justo cuando pasaba un camión. Sabía lo que se hacía: si no la mataba el golpe, moriría atropellada. María falleció esa misma tarde en el Hospital Josep Trueta de Girona.

Un pueblo tranquilo

Vuelan bajo los aviones en el cielo gris de Salitja. Es una estampa habitual. El aeropuerto de Girona se encuentra dentro del municipio de Vilobí d’Onyar, al que pertenecen administrativamente. El ruido de los motores despegando o aterrizando es lo único que perturba la paz de este pequeño pueblo de poco más de 300 habitantes. Hay campos, vacas y casas bajas. Un idílico paraje en el que se afincó en 2014 el matrimonio Juanola Hernando. Llegaron desde Figueres, buscando un entorno tranquilo donde educar a las pequeñas M. y J. Ahora las dos están muertas.

A Josep sí que lo conocían en el pueblo. Vendedor de vehículos de ocasión en un concesionario Mercedes de Girona, siempre fue un apasionado de las bicis. Especialmente de las de montaña. Practica BTT a buen nivel e incluso ha participado en varias competiciones. Él era el sostén económico de la casa, el que se dejaba ver por la calle y el que paseaba a las niñas por el pueblo. “A mi casa venían de vez en cuando las niñas, muy dicharacheras, para que les diéramos caramelos. Siempre salían a la calle con el padre, con el perro y con las bicicletas”, cuenta, sentado en un banco, un octogenario vecino de Salitja. Uno de los pocos que no tuerce el gesto o contesta mal al ser preguntado por periodistas.

Lo de su esposa María era otra historia. Apenas salía a la calle, según cuentan los vecinos de la zona: “Yo la vi una tarde y tuve que preguntar quién era, porque en este pueblo nos conocemos todos y no me sonaba”, cuenta la cuidadora del octogenario. Recuerda esta mujer que a María “se le veía enferma, o esa sensación me dio. Iba desarreglada, mirando al suelo, con la vista un poco perdida”, asegura la mujer a EL ESPAÑOL, justo antes de que pase otro vecino por nuestro lado y le recrimine que esté hablando con periodistas: “Calleu, collons!” (¡Callad, cojones!), les ordena. El anciano y la cuidadora se cohíben de inmediato. Hay una especie de conjura entre muchos vecinos del pueblo para no hablar del tema.

Sigue leyendo este artículo completo en El Español

Más información en vídeos 
Comentarios