miércoles 27/10/21

Marbella, Taburete y pelazo: retrato del pijo español

La banda Carolina Durante se estrena con el hit 'Cayetano', una foto de los pijos patrios donde recogen, con humor y ternura, un imaginario de batas bordadas, reservados en discotecas, fincas en Segovia y agendas de contactos. Lo más valioso: ha gustado por igual a las dos Españas

Marbella, Taburete y pelazo: retrato del pijo español - EL ESPAÑOL
Marbella, Taburete y pelazo: retrato del pijo español - EL ESPAÑOL

Según informa Lorena G. Maldonado en EL ESPAÑOL, “Todos mis amigos se llaman Cayetano, zapatillas Pompeii, algunos tienen barco. Siempre tres botones desabrochados. Menudo pelazo, CEU San Pablo (...) No votan al PP, votan a Ciudadanos”: así arranca el himno patrio definitivo, el que cantan con idéntico ahínco las dos Españas, el que cohesiona al pijo y al niño más precario. El muchacho bien lo goza porque es para él un retrato “sin maldades”, un selfie rítmico que recoge todos sus amores: “Ibiza, Marbella, la finca en Segovia, el puestazo”. Batas bordadas, banderas de España.

Abraza hasta sus frases hechas, sus fórmulas de generosidad rayanas en la autocomplacencia: “En las Big Four, cien mil contactos. ¿Quieres entrar ahí? Te recomendamos. ¿Salir de fiesta en reservado? No pasa nada, está to’ pagado”. Pero también le toca el corazón al chaval medio, el que no está en el dólar, porque puede estrangular la letra e ironizar con ella: “Hay un poco de parodia. Es verdad que los pijos son un blanco más fácil que el resto de tribus urbanas… quizá porque son minoría. Y entre los demás hay un poco de envidia, pero de buen rollo. Hay algo de ‘quiero tener tu coche, tío’”, ríe al teléfono Martín, el bajista del grupo.

El temazo conciliador que soñó con hilvanar Marta Sánchez corre a cargo deCarolina Durante, una banda de cuatro jóvenes talentosos y espontáneos que saltan al barro con mucho que decir, afilados y frescos, efervescentes y también amargos. Diego, Martín, Juan y Mario se han bautizado así porque “ese era el nombre de la crush [amor platónico] de nuestro anterior batería”: “Por ella se fue del grupo”, guiñan. Qué mejor homenaje a la ausencia de un amigo que llamar a la banda como la mujer por la que los abandonó.

La antítesis de Taburete

Los chicos estaban en el FIB del año pasado cuando les estalló en la cara el paisaje poético que acabarían convirtiendo en canción: “Había cerca de nosotros un grupo de chavales con su guitarrita… y con la bandera de la Comunidad de Madrid. Estaban todo el rato ahí y no sabíamos cómo se llamaban, así que alguien dijo ‘seguro que se llaman Cayetano’, y de ahí empezamos a describir a ese prototipo de persona”, relata Martín. “Además, la exnovia de Diego [el vocalista y letrista] había empezado a salir con un tipo así”. 

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Comentarios