martes 15.10.2019

Lito, el estafador de las 80 orquestas: 30 años dando fiestas sin pagar a Hacienda

Ángel Martínez Pérez, el magnate del negocio en el norte de España, ha sido condenado a 12 años de cárcel y a pagar 40 millones de euros a Hacienda por fraude fiscal. Desde hace décadas, Lito controlaba de tal forma el negocio que nada se movía sin que él lo supiera. El sistema estaba tan instalado que tenía un ejército de hombres en toda la comunidad a su servicio

Lito, el estafador de las 80 orquestas: 30 años dando fiestas sin pagar a Hacienda - EL ESPAÑOL
Lito, el estafador de las 80 orquestas: 30 años dando fiestas sin pagar a Hacienda - EL ESPAÑOL

Según informa Brais Cedeira en EL ESPAÑOL, cuando Ángel Martínez Pérez, Lito para los amigos y para toda Galicia, tenía que pagar a los empleados de sus orquestas lo hacía de dos maneras: a veces iba él personalmente y se ponía a repartir sobres con los sueldos de los músicos de la orquesta dentro. Otras, el magnate de las orquestas en Galicia y en en el norte de España enviaba a sus adláteres de provincias, sus subordinados en cada localidad gallega. Al acabar la actuación, cuando las luces se apagaban y el escenario comenzaba a desmontarse, el espectáculo sucedía entre bambalinas. Allí se le pagaba religiosamente a todo el mundo. Los delegados repartían los sobres y se marchaban de allí.

Durante casi treinta años, cualquiera que quisiera mover un dedo o hacer algo en el mundo de las verbenas y de las fiestas en Galicia, Asturias o Castilla y León tenía que hablar con Lito. Durante años, fue el representante de hasta 80 agrupaciones. Entre ellas las más grandes, lujosas y demandadas: la Panorama, la París de Noia, la Sintonía de Vigo, la Philadelphia o la Olympus.

Para que el lector se haga una idea, es como si Florentino Pérez reuniera a Cristiano Ronaldo y Leo Messi en el mismo equipo. Pues Lito tenía bajo su poder a las más importantes. La Champions de las orquestas gallegas exprimidas bajo una suerte de monopolio. Nadal y Federer. Celtics y Lakers. Barça y Madrid. La receta del éxito estaba asegurada. Así, Lito llegaba a facturar 25 millones de euros con el negocio. Eso sobre el papel.

Ahora, quien construyera durante décadas un negocio clientelar y rural en toda Galicia ve cómo su entramado y imperio se desmoronan. Esta semana fue condenado por la Audiencia Provincial de Pontevedra a 12 años de prisión por fraude fiscal y al pago de 36 millones de euros. El motivo: entre los años 2011 y 2012, Lito solo facturó de forma oficial entre un ocho y un diez por ciento del total de su volumen de negocio.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios