sábado 14.12.2019

Un joven de 32 años se queda parapléjico tras contraer una infección en un lago

Una enfermedad causada por un gusano parásito
Un joven de 32 años se queda parapléjico tras contraer una infección en un lago
Un joven de 32 años se queda parapléjico tras contraer una infección en un lago

Según recoge Informativos Telecinco, el británico, James Michael, de 32 años, se ha quedado parapléjico debido a un gusano parásito que le ha provocado la infección de bilharzia. Una infección causada por un gusano parásito que vive en agua dulce en regiones subtropicales y tropicales. Este parásito accedió a través de su pene cuando el hombre se encontraba nadando en el lago de Malawi, durante unas vacaciones en África con dos amigos.

El hombre se encuentra ahora en proceso de recuperación, ya que tiene el 30% de posibilidades de volver a recobrar la movilidad de sus piernas. El trágico accidente ocurrió en agosto de 2017, pero los síntomas no se hicieron visibles hasta octubre de 2018.

Asimismo, Michael, ha explicado que, “aunque contraje la infección en mi viaje, no pasó nada y pude irme a casa pensando que no pasaba nada”. Un viaje que realizó con dos amigos más a Zambia y Zimbabwe, antes de visitar Malawi durante cinco días, en los que navegó en canoa.

El parásito puso sus huevos dentro del organismo del hombre, provocando que estos atacasen su columna vertebral, y fallase su sistema inmunológico. Los síntomas comenzaron con una pérdida de sensibilidad en ambas piernas. “Supuse que era solo por el ejercicio, así que no me preocupé por eso. Pero la sensación de fatiga nunca cambió, y en realidad empeoró”, afirmó la víctima.

Pero no fue hasta noviembre, cuando se decidió por acudir a un hospital. En un primer momento los médicos desconocían lo que le sucedía, pero después de varios análisis de sangre: “Determinaron con bastante rapidez que mi sistema inmunitario estaba atacando mi columna vertebral, lo que provocó la pérdida de control de mis piernas. Me pusieron un tratamiento de esteroides seis meses para contrarrestar esto, pero en realidad no sabían qué había causado esto”.

Finalmente, debido al dolor perdió la movilidad de sus piernas, ha pasado tres meses en el hospital usando una silla de ruedas. Y cuatro meses más con muletas, además, de lidiar con un acné extremo causado por los esteroides, diarreas prolongadas y usar un catéter porque no podía usar el retrete. “El dolor no se parece a nada que haya conocido. A veces, ha sido dolor físico insoportable, debilitante”, afirmó James.

Más información en vídeos 
Comentarios