martes 20/10/20

Joshua, el asesinado que delató en WhatsApp a su homicida cambiando su foto de perfil

Antes de morir, cambió su foto de perfil. En ella aparece con su asesino, lo que ha permitido identificarle aunque no encontrarle

Joshua, el asesinado que delató en WhatsApp a su homicida cambiando su foto de perfil
Joshua, el asesinado que delató en WhatsApp a su homicida cambiando su foto de perfil

Un reportaje de Diego Rodríguez Veiga publicado en EL ESPAÑOL

Joshua Batun, malagueño de 32 años, lo mataron a puñaladas. Fue la madrugada del pasado 30 de diciembre cuando le propinaron 19 cuchilladas y arrojaron su cadáver en el Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso de Málaga. Después, se dieron a la fuga. Pero antes de morir, Joshua cambió la foto de perfil que tenía en WhatsApp. En ella salía con Andrés Ismael Sánchez, el hombre que más tarde presuntamente le mataría. 

Han pasado casi tres meses desde la noche en la que sucedió todo, pero el caso se ha reactivado ahora porque se ha levantado el secreto de sumario y la Policía está buscando la colaboración ciudadana para encontrar a Andrés Ismael, alias El tranqui, por su frecuente uso del trankimazín. Él es el que aparece en la última fotografía que se tomó Joshua y el principal sospechoso de haberlo matado.

El 30 de diciembre, Joshua se acercó al malagueño bar Guaraná, al que solía ir a menudo. Ahí estaba pasando las horas hasta que entraron dos parejas que le conocían. Una de ellas son Andrés Ismael y su novia María José Gálvez. La otra, unos amigos que han ayudado a las autoridades en todo momento a esclarecer lo poco que saben. 

Los cinco se sentaron a tomar algo, eran las 3:30 de la madrugada, pero estuvieron una hora escasa hasta que decidieron marcharse a otro lugar. Cogieron el coche y estuvieron dando vueltas por Málaga pero no encontraron ningún otro bar abierto. En ese momento, la pareja de amigos decide irse a casa, se les está haciendo tarde y al día siguiente tienen que madrugar. 

Joshua, en una de las últimas fotografías que se tomó.

De ahí en adelante, Joshua se queda solo con Andrés Ismael y María José. Lo siguiente que se sabe es que Joshua yace muerto en el paso Picasso asesinado y ellos desaparecen. Las autoridades que llegaron al lugar de los hechos pensaron que se trataba de una víctima de tráfico, ya que el cadáver fue atropellado, pero poco después no tardaron en darse cuenta de que tenía numerosas puñaladas en el cuerpo, la mayoría en la espalda, según ha relatado Diario Sur

Desde ese momento arrancó una investigación conducida por la Policía Nacional. Gracias a la fotografía de WhatsApp pudieron dar con la identidad de Andrés Ismael y fueron a su casa, donde encontraron una chaqueta de Joshua, quemada, además de su móvil roto y un arma blanca que coincidía con la usada para asesinarlo

Un mes después, el 24 de enero, María José Gálvez se entregó, no pudo con la presión y sabía que la andaban buscando. Pero nada se sabe de su pareja Andrés Ismael, que sigue desaparecido a día de hoy. La Policía Nacional difundió un mensaje este lunes para que la ciudadanía colaborara en su búsqueda. No se sabe, sin embargo, cuál pudo ser el móvil del crimen.

La coartada y la pista, en WhatsApp

Cada día que pasa se nos hace largo”, relata Magdalena Batun, hermana de Joshua, en conversación con este diario. “Cuando ella se entregó tuvimos una esperanza, pero ha decaído porque las pistas que dio no sirvieron para nada, la casa en la que dijo que estaba Andrés Ismael ya estaba vacía cuando llegaron las autoridades”, añade. 

Magdalena se enteró de todo por la mañana. Por la noche, estuvo hablando con Joshua. “Pronto estoy ahí”, le escribió él por la aplicación de mensajería, diciéndole que en breves volvería a casa. Era la 1:45 de la madrugada. Ella le dice que se va a acostar ya, él le responde que vale. Pero, al ver que no vuelve, ella le vuelve a escribir a las 2:34 que no regrese a casa “tajado”. Joshua lo leyó pero no respondió, ya nunca lo haría. A las 4:37 Magdalena manda el último mensaje: “¿Dónde estás?”. Ya, ni lo leería ni respondería

La conversación de Magdalena, con su hermano Joshua.La conversación de Magdalena, con su hermano Joshua. E.E.

“A las 9:00 de la mañana siguiente veo en las noticias que hay un cadáver en el paso marítimo y en el primer momento pensé que era él”, cuenta Magdalena. “Después, llamé a mi madre y me dijo que no había dormido en su casa y le llamé a él pero no contestaba”, añade. A mediodía, se presentó la Policía en su casa preguntándole por su hermano. Sus peores temores se hicieron ciertas

En ese momento, Magdalena le enseñó a las autoridades la foto del WhatsApp de su hermano y esto sirvió para identificar rápidamente al sospechoso e ir a la búsqueda de Andrés Ismael. “Sí, la foto agilizó todo”, confirma, pero el problema es que todavía no se le ha encontrado. 

Tras hablar con las autoridades, Magdalena escribió a la pareja que había pasado la noche con su hermano y con sus presuntos asesinos. Él, que también aparece en la foto pero no tiene nada que ver, le contó que Andrés Ismael le había escrito un mensaje a las 6:00 de la mañana. “Pipa, soy Ismael, mi mujer me ha dejado solo y estoy solo y aburrido”, se puede leer en el mensaje. “Este se fue para la Plaza de la Paz, lo he dejado allí”, añadía.

Esa era la coartada. Joshua ya estaba muerto y había sido arrojado al paseo marítimo donde se encontró su cadáver. Sin embargo, Andrés Ismael mandó el mensaje para cubrirse las espaldas, para que pareciera que había dejado a Joshua con vida, algo que no era cierto. 

Sigue leyendo este reportaje completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios