Viernes 22.02.2019

José y Vicky, los padres de Julen: un amor desde niños perseguido por la tragedia

- Se conocieron el día del atentado contras Las Torres Gemelas. Perdieron otro hijo, el mayor, Óliver, en 2017. Tenía tres años.

- Él trabaja como feriante para su tío. Ella, como limpiadora en el Ayuntamiento de Málaga. 

José y Vicky, los padres de Julen: un amor desde niños perseguido por la tragedia - EL ESPAÑOL
José y Vicky, los padres de Julen: un amor desde niños perseguido por la tragedia - EL ESPAÑOL

Un reportaje de Andros Lozano publicado en EL ESPAÑOL

Han pasado ya cinco días pero su triciclo sigue ahí, en la puerta de su casa, en el número 44 de la calle Almagro y Cárdenas. Hasta el momento nadie se ha atrevido a mover uno de los juguetes preferidos de Julen, el niño que está dentro de un pozo en Totalán (Málaga). "El triciclo le gusta pero su pasión son las pelotas y jugar al fútbol. Yo se lo intento inculcar", explica por teléfono José, el padre del niño, desde la montaña en la que aguarda que rescaten a su hijo.

El menor, de dos años, cayó al interior de la perforación sobre las dos de la tarde del domingo pasado. Las autoridades explicaron ayer que las labores para rescatarlo se podrían alargar entre dos y cuatro jornadas más.

Esta calle es su pista de patinaje. Se pasaba las horas yendo y viniendo por aquí porque es peatonal y no circulan coches”, cuenta Esther, una monja ya anciana que se ha acercado a dar consuelo a su amiga Reme, la abuela materna del niño.

“No voy a pasar. Prefiero venir otro día. Parece que no está para nadie”, dice Esther mientras se apoya sobre la reja por la que se accede a la casa de Reme. La vivienda de la abuela de Julen está justo enfrente de la de su nieto. Las separan siete u ocho pasos. No más.  

El triciclo de Julen sigue apoyado en la fachada de su casa desde el pasado domingo, cuando cayó al pozo.

En El Palo, el barrio de Málaga donde residen José y Victoria, los padres del niño, los vecinos se muestran apesadumbrados porque “pasan los días y el rescate nunca llega”.

“Aquí es como si todos fuésemos familia. Los chiquillos de la calle van y vienen de casa en casa con sus amiguitos. Pero desde hace demasiado tiempo nos falta uno”, cuenta una vecina que prefiere que no aparezca su nombre.

Se conocieron el 11-S

El Palo es un populoso barrio de pescadores situado al este de Málaga. Está pegado a la playa. Se trata de una barriada de gente humilde y castigada por el paro. Aquí se conocieron los padres de Julen, en estas calles donde se entremezclan los altos edificios con las casas bajas de una sola planta.

Jose y Victoria jamás olvidarán la fecha. El 11 de septiembre de 2001, el día del atentado contra las Torres Gemelas. Por aquel tiempo eran dos niños de 11 años que jugaban a ser poco más que amigos. Vivían a menos de 150 metros el uno del otro. Ahora, con 29, llevan media vida como pareja.

La tarde de este jueves, cuando EL ESPAÑOL visita El Palo, varios allegados de los jóvenes cuentan que José y Vicky, como se le conoce a ella, recibieron el primer mazazo de su vida el 23 de abril de 2017. El hijo mayor de la pareja, Óliver, falleció de muerte súbita mientras paseaba por la playa. Tenía tres años. Julen ya había nacido.

El segundo revés recibido por los padres del niño llegó el pasado domingo, mientras preparaban una paella en una finca rústica que había comprado el novio de una prima hermana de José.

En un despiste, Julen se coló por el pozo. Cayó de pie con los brazos estirados hacia arriba. Su padre, que estaba a poco metros, alcanzó a meter su brazo para agarrarlo. Le rozó las manos pero no consiguió sacarlo a cielo abierto.

"Ojalá acabe esta tortura"

El propio José ha contado al diario Sur de Málaga que en la actualidad él y su mujer estaban buscando un hermano para Julen y que empezaban a salir adelante tras la muerte del mayor de sus dos hijos.

Este periodista se puso en contacto ayer con José para pedirle autorización para publicar la foto que acompaña este reportaje. En la imagen aparecen él, su mujer y sus dos hijos. Es el selfie de una familia que por entonces no se sabe tocada por la desgracia. “Sí, tienes mi permiso”, responde el padre de Julen. “Pero no me siento fuerte para hablar más. Ojalá todo salga bien y acabe esta tortura”.

José y Vicky proceden de familias humildes. Ella es hija de Remedios, una costurera, y de Manuel, pescador. Tiene dos hermanos. Victoria es la mediana. Su pareja es hijo de María del Carmen, ama de casa, y de Miguel, escayolista. Es el mayor de tres hermanos.

Sigue leyendo este reportaje completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios