Lunes 15.10.2018

Javier, el falso exorcista que tenía sexo con su hija y sus amigas para sacarles el demonio

Convencía a las adolescentes de que estaban poseídas y sólo él las podía curar con sexo. Se enfrenta a una pena de 45 años de cárcel. Su mujer estaba al tanto de lo que pasaba

Javier, el falso exorcista que tenía sexo con su hija y sus amigas para sacarles el demonio - EL ESPAÑOL
Javier, el falso exorcista que tenía sexo con su hija y sus amigas para sacarles el demonio - EL ESPAÑOL

Según informa David López Frías en EL ESPAÑOL, vísperas de Navidad de 2013. Unos días antes de cumplir 16 años, Mónica le pide a su mejor amigo que la desvirgue. ¿Por qué esas prisas? ¿Por qué de esa forma? Porque Mónica quiere que sea especial. O al menos, con alguien especial. Y tiene que ser cuanto antes porque, en unos días, el padre de una amiga la va a someter a un ritual sexual para ahuyentarle un demonio y la va a penetrar.

Ese hombre es Javier, un hombre 30 años mayor que ella. El tipo le provoca asco físico a Mónica, pero la ha convencido de que ella tiene espíritus malignos dentro, y si no se los saca por la vía sexual, su hermana pequeña morirá. “Al principio yo no me creía nada de eso, pero su hija Laura, que era mi amiga, me insistía en que tenía que obedecer a su padre. Yo no quería que me penetrase. Para mí, perder la virginidad era muy importante. Algo especial. Yo no quería tener sexo con él. Pero tampoco quería que le pasase nada malo a mi hermana pequeña. Al final me convenció con amenazas y coacciones… y lo hizo”.

Ya han pasado casi 5 años, pero Mónica todavía rompe a llorar cuando recuerda el episodio. Es lo que ha pasado este jueves 17 de mayo en el juicio contra Javier G., un varón acusado de agresión sexual continuada contra su hija Laura y sus dos amigas, Claudia y Mónica. Las presuntas agresiones sexuales se produjeron durante varios meses de 2012 y 2013 en el municipio de Viladecans (Barcelona). Las tres víctimas tenían 15 años en el momento de los hechos. Por este motivo, Javier se enfrenta a una pena de 45 años de prisión.

No es el único que puede entrar en la cárcel. La madre de Laura (que se llama Mónica, igual que una de las denunciantes) sabía en todo momento lo que estaba sucediendo. Animaba a las chicas a que se sometieran a Javier para que éste les sacase el supuesto demonio que tenían dentro. La mujer permanecía en casa, pero en otra habitación, mientras Javier forzaba a las niñas a mantener relaciones sexuales. Cuando las víctimas salían del cuarto, ella les preguntaba qué tal había ido el exorcismo.

Empezó abusando de Laura, su propia hija

Los hechos se remontan, que se sepa, a mediados de 2012. Fue entonces cuando Javier empezó a aprovecharse sexualmente de su hija Laura, de 15 años. Los abusos tal vez empezaron antes, pero Laura no ha querido declarar en el juicio. Sea como fuere, Javier mantuvo relaciones sexuales con su hija ese verano. Pero con una niña no tuvo suficiente. Enseguida le echó el ojo a Claudia, la mejor amiga de Laura.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios