Miércoles 20.06.2018

Intentar tener una vida de ‘influencer’ puede llevarte a la ruina

Una joven de 26 años, se arruinó en un intento por llegar a ser influencer. Visitó varios lugares del mundo solo para subir fotos a Instagram y acumuló una deuda de hasta 8.000 euros

Intentar tener una vida de ‘influencer’ puede llevarte a la ruina
Intentar tener una vida de ‘influencer’ puede llevarte a la ruina

Según recoge EUROPA FM, con el 'boom' de las nuevas tecnologías, de Internet, y de las redes sociales, se han puesto de moda las personas que se hacen famosas gracias a redes sociales como Instagram, donde enseñan su estilo de vida, sus viajes y sus quehaceres diarios.

Las marcas eligen a los influencer con más seguidores para que recomienden sus productos a cambio de una cantidad de dinero. Es decir, basta con subir una foto/vídeo a Instagram, Youtube o Instagram Stories para ganar grandes cantidades de dinero. Una vida muy atractiva, pero no fácil de alcanzar. Y si no que se lo digan a Lissette Calveiro, una chica de 26 años que intentó llevar el nivel de vida de una influencer y acabó arruinándose.

Lissette vivía en Miami, y en el año 2013 se mudó a Nueva York. Comenzó a gastar dinero para tratar de conseguir las idílicas vidas que veía en redes sociales, hasta el punto de que acumuló una deuda de más de 8.000 euros en tarjetas de crédito.

 

Forever putting out #Marrakech vibes.

Una publicación compartida de Lissette Calveiro (@lissettecalv) el

La joven no se privaba de ningún capricho por caro que fuera: se compraba carteras de 800 euros de Louis Vuitton, cenaba en los restaurantes más lujosos de la ciudad, y hasta llegó a costearse viajes a las Bahamas y a Las Vegas con el único propósito de subir fotos a Instagram.

En declaraciones para el diario The Sun, ella misma ha explicado que quería imitar la envidiable vida de los influencers: "Los influencer publican fotos de sus vacaciones de lujo con ropa estupenda, así que quise imitarles. Gran parte de mis gastos eran en estilo de vida, ropa, salir a comer a restaurante chulos..."

"Usaba varias tarjetas de crédito por lo que no llevaba un registro del gasto que estaba acumulando", comenta. Afortunadamente, y con muchísimo esfuerzo y trabajo, la joven ha logrado pagar todas sus deudas y ha decidido volver a las redes sociales; eso sí, controlando un poco más sus gastos.

Lissette Calveiro quiere que su experiencia sirva de ejemplo para que el resto de jóvenes no vuelvan a incurrir en el mismo error.

 

Monday: check.

Una publicación compartida de Lissette Calveiro (@lissettecalv) el

Más información en vídeos 
Comentarios