lunes 22.07.2019

La historia de Bruno: 10 años, 11 operaciones y necesita dinero para seguir luchando contra el cáncer

"Bruno se merece una vida normal, merece curarse", afirma su madre que busca ayuda a la desesperada para poder costear su tratamiento

La historia de Bruno: 10 años, 11 operaciones y necesita dinero para seguir luchando contra el cáncer
La historia de Bruno: 10 años, 11 operaciones y necesita dinero para seguir luchando contra el cáncer

Según recoge Informativos Telecinco, Bruno Partel Pizzo fue diagnosticado de cáncer de tiroides a los cinco años, un tumor que hizo metástasis y que no lograron extirpar hasta once intervenciones después. Para poder costear todo el tratamiento médico su madre abrió una página en Facebook y con la ayuda también de amigos, festivales, encuentros, ferias, empanadas y rifas está intentando conseguir la financiación que necesita. "Bruno se merece una vida normal, merece curarse", comenta Julia Pizzo, su madre.

El pequeño ya no tiene su glándula tiroides y la paratiroides. El devenir de los años ha hecho que la enfermedad generara tumores inoperables en los pulmones y la garganta. El cáncer ha llegado al cerebro y actualmente se ramificó a sus piernas.

Tras ser intervenido en 11 ocasiones en el Hospital Garrahan (en mayo tiene programada la número 12), su única luz de esperanza está en la Clínica Mayo, ubicada en Minnessota, Estados Unidos. Tras una serie de trámites, validaciones y formularios, Julieta Rizzo, logró que en abril pudiera ser atendido para evaluar su enfermedad a través de diversos estudios que desembocarían en el tratamiento adecuado.

La consulta y los estudios, sumado al costo del viaje de Bruno y su madre, alcanzan los 18000 euros: "Es clave viajar antes de mayo porque Bruno tiene una cirugía más programada en el Garrahan. Allí lo atendieron muy bien, pero queremos viajar para tener una oportunidad más", ha explicado la mamá del pequeño a 'Infobae'.

Durante estos años, más allá de las operaciones y los medicamentos, el único plan médico de tratamiento para Bruno ha sido aplicarle yodo radioactivo. Este tratamiento "congela" las células cancerosas para evitar que se propaguen. A Bruno le aplicaron tres dosis, cuando, según su madre, "se aconseja que los pacientes de su edad sólo reciban dos". Además, los médicos estimaron que para mejorar su condición de vida debería recibir siete más, lo que expondría a Bruno a sufrir un daño medular o fibrosis pulmonar.

"Hay una sola manera de saber cuánto yodo puede aplicarse sin dañar la médula o los pulmones y es a través de la dosimetría de radiación. En nuestro país, ninguno de los centros médicos que realizan el estudio se animan a llevarlo a cabo en un niño", ha contado Julieta.

En cuanto a los medicamentos, Bruno deberá consumir, de por vida, levotiroxina(para suplir la falta de la glándula tiroides) y calcio (para suplir la falta de la paratiroides). El calcio lo consume cada 8 horas. Si se "olvidase" de hacerlo o no lo tuviera, sufriría calambres insoportables en sus extremidades y convulsiones.

Más información en vídeos 
Comentarios