domingo 27/9/20

Golpe al cáncer de mama: un tratamiento biológico podría evitar la quimioterapia

Además, hallan dos nuevos fármacos para cáncer de mama resistente en metástasis
Golpe al cáncer de mama: un tratamiento biológico podría evitar la quimioterapia
Golpe al cáncer de mama: un tratamiento biológico podría evitar la quimioterapia

Investigadores de Barcelona y Valencia han liderado un estudio clínico sobre un tratamiento biológico que podría evitar la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama agresivo, en el que han participado 106 pacientes de 21 hospitales españoles durante un año y medio.

El estudio, publicado en 'The Lancet Oncology' y presentado en el congreso mundial de cáncer de mama en San Antonio de Texas (Estados Unidos), ha demostrado que la combinación de un fármaco y un tratamiento hormonal tiene una eficacia similar --como coayduvante-- a la quimioterapia, que en la actualidad es el tratamiento de elección.

Podrán beneficiarse pacientes con cáncer de mama hormonosensible precoz con un alto riesgo de desarrollar metástasis a distancia en los siguientes 10 años, y en concreto han analizado la combinación del fármaco 'ribociclib' --que inhibe proteínas que regulan el ciclo celular (CDK4/6)-- con el tratamiento hormonal 'letrozol'.

El jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínic, presidente de SOLTI y coinvestigador principal de este ensayo, Aleix Prat, ha destacado que numerosos estudios en enfermedad precoz prueban estos fármacos como un complemento añadido a la quimioterapia, pero "ninguno se planteó usarlos para sustituir la quimioterapia", como han hecho en este ensayo, llamado CORALLEEN.

El líder clínico de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología y coinvestigador principal del estudio, Joaquín Gavilá, ha afirmado: "Desconocíamos realmente el potencial de estos fármacos para de-escalar la quimioterapia neoadyuvante. Este ensayo nos demuestra por primera vez que es un camino que tiene que ser explorado y apunta a cómo deberá hacerse".

DATOS GENÓMICOS EN TIEMPO REAL

Este estudio es el primero en el mundo en utilizar datos genómicos en tiempo real para seleccionar de forma más precisa las pacientes con tumores de alto riesgo, y concretamente utilizó el test genómico del PAM50/Prosigna para seleccionar tumores con el perfil Luminal B, que representa el 30% del cáncer de mama que expresa los receptores hormonales.

También ha sido pionero en integrar datos clínicos, patológicos y genómicos para medir la respuesta al tratamiento y demostrar que en cerca de la mitad de las pacientes el tratamiento con ribociclib y letrozol administrado durante 6 meses transforma los tumores de alto riesgo de recidiva en neoplasias de bajo riesgo.

"Estamos convencidos que esta estrategia terapéutica biológica puede llegar a sustituir la quimioterapia en este subgrupo de pacientes con alto riesgo de recaída. Sin embargo, necesitamos un poco más de evidencia", por lo que han diseñado un segundo estudio con más pacientes que esperan empezar el año que viene, cuando tengan financiación, ha dicho Gavilà.

El ensayo ha sido promovido por Solti con financiación de Novartis y con el apoyo de la Breast Cancer Research Foundation de Estados Unidos.

HALLAZGO DE DOS FÁRMACOS

Por otra parte, dos estudios en los que han participado investigadores del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y del Hospital Quirónsalud de Barcelona han desarrollado dos nuevas terapias que han mostrado beneficios en pacientes de un cáncer de mama agresivo (HER2+) en metástasis.

Los trabajos, publicados en 'New England Journal of Medicine' y presentados en el congreso San Antonio Breast Cancer Symposium 2019, ya suponen un aumento en las opciones terapéuticas para pacientes en las que la enfermedad había progresado con los tratamientos anteriores, por lo que los investigadores esperan que se puedan aprobar.

La coautora de uno de estos estudios e investigadora del VHIO Cristina Saura ha destacado: "Nuestras pacientes han podido de esta forma beneficiarse antes de su aprobación de unos fármacos que estoy convencida se acabarán convirtiendo en un estándar de tratamiento".

El primer trabajo, el HER2CLIMB, ha ensayado una combinación triple de fármacos y buscaba validar la eficacia de un nuevo inhibidor de tirosina quinasa específico de HER2 --'tucatinib'--, combinado con un anticuerpo --trastuzumab-- y con un agente de quimioterapia usado en el tratamiento de cáncer de mama --la capecitabina--.

"Esta triple combinación ha demostrado que es capaz de incrementar la supervivencia libre de progresión de enfermedad y la supervivencia global de las pacientes de una forma significativa", ha explicado la oncóloga Mafalda Oliveira, que ha participado en el estudio, con Rashmi Murthy del MD Anderson Cancer Center de Houston (Estados Unidos) como investigador principal y promovido por Seattle Genetics.

En concreto, tras un año de tratamiento el porcentaje de pacientes libres de progresión de enfermedad era de un 33%, frente al 12% en el grupo control; la supervivencia a los dos años también estuvo cerca de duplicarse, pasando del 27% en el grupo de control al 45% en las pacientes que recibían la triple combinación.

Uno de los puntos más importantes radica en que los pacientes con metástasis cerebrales también se incluyeron en el estudio y se pudo ver cómo se beneficiaban igualmente: "Esto es muy importante, porque este tipo de pacientes normalmente son excluidas en la mayoría de los ensayos y disponen de alternativas limitadas para su tratamiento", ha destacado Oliveira.

Tras un año, el 25% de las pacientes con metástasis cerebrales tratadas con esta combinación continuaban libres de progresión de la enfermedad, frente al 0% en el grupo control, lo que "demuestra cómo esta combinación en verdad supone una alternativa que se debe tener en cuenta en un futuro y muy posiblemente se convierta en un estándar en la práctica clínica", ha destacado.

ANTICUERPO-FÁRMACO

El segundo estudio es el DESTINY-Breast01 --con Shanu Modi del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSKCC) de Nueva York como investigador principal y promovido por Daiichi Sankyo--, que ha analizado la eficacia de un nuevo tratamiento dirigido contra HER2 con un conjugado anticuerpo-fármaco --trastuzumab deruxtecan--.

En un ensayo anterior se definió la dosis adecuada de este nuevo tratamiento, y en esta segunda fase se ha buscado ver si aportaba un beneficio significativo a las pacientes: el 60,9% de las que recibieron este nuevo tratamiento mostraban una respuesta objetiva, con una supervivencia libre de progresión de más de 16 meses.

En un contexto en el que se trataron pacientes con tumores que habían progresado con una media de seis tratamientos previos, estos resultados suponen un hito en el control de la enfermedad en este contexto, han destacado.

Saura, que ha sido coautora de este trabajo junto al investigador del VHIO y del IOB Institute of Oncology Javier Cortés, ha destacado: "Cuantas más opciones de tratamiento tenemos a nuestro alcance, más conseguimos alargar la supervivencia".

Más información en vídeos 
Comentarios